Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL ARBOLADO Y LA PATRIA. JOAQUÍN COSTA

 

<<¡Cuántos recuerdos: la historia alrededor del árbol! en ese que habéis plantado, mirad aquel árbol del Paraíso, primera nodriza de la humanidad, bajo cuya copa se cometió la culpa que los Padres de la Iglesia llamaban feliz, felix culpa, y que según su bella leyenda «duró hasta hace diez y nueve siglos», habiéndose labrado con su madre la cruz en que fue clavado Jesús Nazareno, el Redentor del mundo; mirad aquel árbol, el árbol de Sobrarbe; el árbol de la Noche triste, en que Hernán Cortés… el árbol de Guernica, que se ha cansado de enseñarnos cómo se conciliaba lo antiguo y lo moderno, la tradición con la reforma, el cedro del Líbano en la sierra del suplicio, junto a la tumba de Isaías, que crece en el agua, en los riscos, símbolo de la política hidráulica; y aquella higuera maldecida por Jesús porque no daba fruto, porque no daba más que hojarasca, florido y pomposo símbolo de nuestro Parlamento; y el grano de mostaza que, como dice la parábola, «cuando se siembra, es el grano más pequeño de todos; pero que cuando ya ha echado raíces, y ha crecido, viene a ser la más grande de todas las plantas, y se puede llamar un árbol que echa ramas tan fuertes y robustas, que las aves del aire van allí a hacer su nido, y a descansar a su Sombra…», imagen de lo que hubiera sido aquel pueblo humilde nacido en San Juan de la Peña y en Covadonga, si hubiera tenido buenos gobernantes, como Isabel la Católica, como Fernando de Aragón, como el Cardenal Cisneros.

¿Qué es un árbol? Preguntádselo a un natural de Taití: el árbol que llaman del pan y el árbol que llaman cocotero son su vida, la vida entera de toda una humanidad: pan, bebida, fibra para sus telas, troncos y hojas para su choza, madera para sus embarcaciones: unos cuantos árboles trabajan de balde, como esclavos, y el hombre que vive a su sombra ni siquiera tiene que trabajar.

Los árboles de nuestro país también dan todo eso…>>

Joaquín Costa. El Arbolado y la Patria, 1912

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-arbolado-y-la-patria–0/html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies