BANDERAS DE NUESTROS PADRES

Ayer (para que luego digan que no cabe un tonto más) nos desayunamos con el Presidente de México rumiando sandeces a los pies de una edificación supongo que Maya.
Sin entrar en consideraciones históricas que no es el asunto de estas líneas, lo hace en perfecto castellano y el sujeto en cuestión es conocido en su casa a la hora de comer por su nombre y dos apellidos españoles.
Acerca del cómo tratamos nosotros a los nativos me remitiré al hecho de que aún existan, cosa que no se puede decir de aquellos lugares que colonizaron los anglosajones.
Y hay que decir que existen incluso a pesar de los “güeros” mex ya que el trato que recibe en la actualidad la población indígena en Mexico lindo es rayano al delito de genocidio; y no es que lo diga yo para fastidiar, es que lo dice la ONU.

Supongo que será casualidad que el primer “gobernanto” mundial que visitó a López Obrador fuera el ínclito Pedro Sánchez -de profesión sus cagadas- y que las extemporáneas declaraciones de su homólogo mariachi le vengan al pelo en plena campaña electoral para que el Soe pueda declamar su patrotismo, en la onda de la competencia.
Y hablando de patriotismo: no ha tardado la izquierda en regurgitar sus mantras habituales de lesa españolidad y eficaces propagandistas de cualquier asunto en el que puedan lanzarse cuatro cubos de mierda contra España.

En una época en que se reivindican como el paradigma de los principios más elevados los conceptos de “Nación” y “Estado”, el concepto “Patria” ha quedado relegado a un asunto con tufo a naftalina, de tiempos pretéritos y trasnochados.
El patriotismo no es tendencia.
Feo asunto. Y lo es porque nada definirá nunca mejor a un pueblo que la palabra: Patria. Literalmente, del latín: “terra patria”, la “tierra del padre”. La tierra de nuestros antepasados.
A mí no se me ocurre nada más hermoso que recibir y legar integra y mejorada dicha propiedad.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?. Déjenme que les relate a título de ejemplo y de paso moraleja, una pequeña anécdota:
En el film antibelicista “Senderos de Gloria” fue la primera vez que oí la cita.
Posteriormente y a lo largo de años se la he oído decir a muchísimos zurdos hasta convertirse en la muletilla de tontos: “el patriotismo es el último refugio de un canalla”.
Se agarran a la cita del dr. Johnson tal que si se tratara de un título de propiedad intelectual y la dejan caer en las conversaciones con la satisfacción del que ha recordado a tiempo la única pregunta del examen que se había estudiado.

Samuel Johnson ciertamente fue una personalidad notable de las letras inglesas, pero… que levante el dedo el que lo haya leído.
Y, francamente, no creo que la inmensa mayoría de los zurdos que lo citan lo hayan leido tampoco. El dr. Johnson es un autor propiamente sajón de la misma manera que el genio de Larra o Mesonero son apenas conocidos fuera de nuestras fronteras.
Por curiosidad malsana me acerqué al personaje: conservador, religioso… no era un ácrata ni un socialista, así que me hice con una biografía autorizada: “La vida de Samuel Johnson” por James Boswell. En ella el autor dice lo siguiente: “el gran hombre, con la cita del canalla no se refería al verdadero y generoso amor por nuestro país, sino a ese falso patriotismo que tantos, en toda época y en todo lugar, han exhibido para ocultar sus propios intereses” (pag.543). Pero es que, además, el propio Johnson escribió en 1774 “The Patriot” en el que proclama “un patriota es aquél cuya conducta pública está guiada por un solo motivo: el amor a su país”.

Sobran comentarios.
Salvo uno obvio: la izquierda tradicionalmente y siguiendo las consignas del propio Lenin, ha falseado, manipulado y mentido sobre la historia siempre con la intención de debilitar aquello que les enfrenta e imponer a la sociedad su cosmovisión.
Cogen, ya sea una frase como la citada de ejemplo, o un hecho histórico como el del Descubrimiento de América y lo adulteran sin escrúpulo alguno.
Y llegados a este punto y como consecuencia lógica nos encontramos con su habitual desprecio -con sonada de mocos incluida si hace falta- al icono que representa la patria: la bandera.

Dicen los listillos que las banderas son simbología rancia, antigua, que solo sirve para dividir a las personas, que envuelven a las castas para entretener al pueblo, que incluso nos hacen creernos superiores a otros, que nos enfrentan…
Y en base a esos postulados ningún rojo bien parido será jamás abanderado de su patria.
Claro que… si ustedes se dan una vuelta por cualquier consistorio gobernado por ellos verán ondear banderas del arco iris, o de la IIª República, o las moradas feministas, o las banderas rojas en sus mitines, u… ¡oiga!, o la que haga falta, ya sea de Venezuela o Cuba, o incluso pendones indígenas.
Entonces, claro, uno no tiene más remedio que preguntarse: ¿no será por azar, cabroncetes, que la única que os molesta es la de España?.

LARREA  MAR/2019


 

Podemos se queda solo en su apoyo a López Obrador: “Tiene razón en exigir al Rey que pida perdón”

https://www.larazon.es/espana/solo-podemos-apoya-a-lopez-obrador-tiene-razon-en-exigir-al-rey-que-pida-perdon-NN22580915

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate