BOBBY FISCHER

El día 17 de enero es un día para recordar a Bobby Fischer, en dicha fecha en 2008 falleció en Reykjavík, Islandia, casi con 65 años.

Robert James Fischer nació en Chicago, Illinois, USA, el 9 de marzo de 1943.

En 1972 con 29 años Bobby Fischer se convirtió en el primer estadounidense, nacido en USA (1), en ganar el título de campeón mundial de ajedrez al derrotar al vigente campeón mundial (1969) Boris Spassky de 35 años, ciudadano de Unión Soviética. El Torneo se celebró en Reykjavík, Islandia (inicio y final). Este campeonato mundial obtuvo una gran resonancia y repercusión en los medios de información mundial (sin internet, fax, teléfono móvil). Se celebro entre el 11 de julio y el 1 de septiembre 1972.

Los cinco (2) campeones del mundo desde el final de la IIGM fueran soviéticos. El torneo Fischer-Spassky se convirtió en un combate, una batalla dentro de la Guerra Fría.

Fischer logró su victoria con su talento innato, genialidad, personalidad, trabajo ajedrecístico desde los 13 años con su primera victoria genial (3), desde los 16 años (4) cuando dejó la escuela secundaria para centrarse en su vida (su frase “el ajedrez es la vida”, frente a la de Spassky “el ajedrez es como la vida”). Venció a Spassky 12 ½–8 ½. Fischer se embolsó la suma de 250.000 dólares USA.

Antes había ganado el derecho a disputar esta final tras un camino aplastante de victorias:

Contra Mark Taimanov (Ucraniano) 0-6 a favor de Fischer. Contra el danés Bent Larsen se repetiría el resultado 6-0. Resultado demoledor nuevamente, 6 1/2 a 2 ½, frente a Tigran Petroian (excampeón mundial).

Es probable que el lector haya leído artículos, algún librito, visualizado alguna película, donde sencillamente se presenta a Fischer como un loco, o quizás peor.

Bobby Fischer pecó gravemente. Él sólo (con una mínima y fiel ayuda (5)) derrotó no a Boris Spassky, nacido en la entonces Leningrado, derrotó sin paliativos a la URSS. La derrotó destrozando su propaganda, gravísimo error sin duda. El ejemplo publicitado a bombo y platillo de la superioridad moral, intelectual, que exhibía la URSS con su escuela (millones de jugadores) y el dominio sobre el ajedrez, sobre la FIDE, los campeones, los satélites como Cuba, quedó dinamitado por un jugador hecho a sí mismo, formado con su propio talento, sólo con su cerebro y las mismas piezas que su oponente.

Con los datos numéricos y objetivos, 6-0 p.ej., que aporto para valorar sus victorias, recuerdo una crítica “su juego siempre se consideró poco arriesgado”, pues muy bien.

El comunismo soviético y sus aliados, los voluntarios y sojuzgados, colonias, compañeros de viaje y demás, no podían permitir se conociese el hecho, y si no podían ocultarlo, había que destruir la persona, su historia pasada y futura, para que sea condenado al olvido y al oprobio. Incluso su país de nacimiento y al que tanta gloria había dado le giró la cara.

No nos debería ser extraña esta salvaje y deshumanizada forma de actuar, no menciono otros hechos históricos próximos o lejanos, ni los testimonios, ni la verdad. ¿Para qué?

Desde líderes y naciones que les derrotaron, España, hasta coroneles como Peipper, tenientes como Muro, cabos como Ponte Anido, deben sufrir la venganza de imperio del mal. Como no! un jugador de ajedrez.

Quede también para la historia olvidada y sepultada que Bobby Fischer fue el recuperador y dinamizador de la “Variante del Cambio en la apertura Española” (o Ruy López (6)). Fischer la recuperó en la Olimpiada Mundial de Ajedrez 1966, en La Habana. A partir de ese momento los grandes jugadores de la época incorporaron esta apertura a su repertorio, tal es el caso de Boris Spassky.

(1) Wihelm Steinitz, primer campeón mundial reconocido, nació en el Reino de Bohemia, Imperio Austrohúngaro, posteriormente emigró a Estados Unidos. Campeón mundial en 1886, 1889, 1891, 1892.

(2) Vasili Smylov, 1957; Mijail Tal, 1958, 1960 (Riga, Letonia); Michail Botvinnik, 1948, 1951, 1954, 1961; Tigran Petrosyan, 1963, 1966 (Tifflis, Georgia); Boris Spassky, 1968.

(3) Atrajo la atención internacional en 1956 con una impresionante victoria sobre Donald Byrne en un torneo en la ciudad de Nueva York. Se le dio el nombre del “Juego del Siglo”. Bobby Fischer sacrificó a su reina en el 17º movimiento para a continuación armar un contraataque devastador que no cejó hasta el jaque mate en el 41.

(4) En 1957, 14 años, ganó el primero de sus ocho campeonatos nacionales. Se convirtió en el único jugador en ganar todas las partidas en un campeonato estadounidense, en el torneo de 1963 ganó las 11 partidas.

(5) William Lombardi, amigo y entrenador de Fischer desde los 16 años y en Reikjavik. Recomiendo la lectura completa de esta entrevista a Lombardi en 2013. https://es.chessbase.com/p…/cmo-era-fischer-de-verdad-271013

¿Estaba enfermo psíquicamente Fischer?

No necesariamente. Estoy cansado de la gente que hace como si fuesen psicólogos. Yo sí estudié Psicología y no creo que una persona esté loca solo porque no comparta mi opinión. ¿Si alguien tiene una opinión distinta, eso quiere decir que automáticamente está enfermo psíquicamente? A mí no me lo parece.

¿Era esquizofrénico?

No lo sé porque no soy psiquiatra. Bobby sí se enteraba de lo que estaba pasando a su alrededor. Sin duda no se fiaba de mucha gente. A mí, sin embargo, me daba algo que no me había esperado de él. Confiaba en mí. A la gente que no le caía bien, muchas veces la trataba de manera muy directa y a veces hasta despectiva. Cuanto más veces lo hacía, tanto más loco les parecía.

Mención merece una opinión de un personaje como Fernando Arrabal, incalificable, fan y amigo de Fischer desde 1963. Veamos:

“Fischer fue un justo acosado por la iniquidad y la barbarie de los Salieris del ajedrez. El genio judío sólo a los veintinueve años pudo llegar a campeón del mundo cuando desde los diez y ocho era el mejor. Primero le robaron el título; luego los desafueros y las calumnias se abatieron sobre él hasta que su cerebro estallara.”

(6) http://dbe.rah.es/biografias/12319/ruy-lopez-de-segura

RUBICATUS

Be Sociable, Share!

    6 thoughts on “BOBBY FISCHER

    1. Hola. Observo que ustedes, igual que muchísima gente esta mal informado sobre Fischer, especialmente sobre su raza y religión, defendiendo que él es judío. Pues bien, decirles que ¡BOBBY FISCHER NO ERA JUDÍO ni de religión ni de raza! Siempre los parásitos de la humanidad han intentado, y la mayoría de las veces han conseguido, apropiarse de los mejores personajes de la humanidad haciéndoles pasar como cuyos.
      BOBBY FISCHER ERA EL HIJO ADOPTIVO DE UNA JUDÍA Y UN IRLANDÉS.
      El otrora Campeón del Mundo y, según los críticos, uno de los tres mejores ajedrecistas de todas las épocas, Bobby Fischer escribió, el 28 de junio de 1984, la siguiente carta a la Jewish Encyclopedia (Enciclopedia Judía):
      Les sugiero que, en vez de presentarme fraudulentamente como judío, abusando deshonestamente de mi nombre y reputación como una especie de trampa publicitaria para mejorar la imagen de su religión (judaísmo), traten de promover su religión basándose en sus propios méritos. ¡Si es que en realidad tienen alguno!>
      Firmado: Bobby Fischer.
      Otras manifestaciones realizadas a la prensa, que no atrajo especialmente las simpatías de los judíos, fueron las siguientes:
      . Cuando esto dijo, un periodista israelí -citando siempre fuentes aparecidas en “El País del 2/09/92”- se levantó e intentó preguntarle sobre sus sentimientos anti-judíos, pero fue acallado por el moderador. En la misma rueda de prensa, Fischer se reafirmo en su anticomunismo, y atacó la forma de jugar ajedrez en aquellos días.

      Después de todo esto es fácil entender porque y de quienes procede la mala propaganda que tiene Bobby Fischer.
      Tengo un gif de la carta original, pero no tengo ni idea de como mandárosla.
      Saludos cordiales.

    2. No se que ha sucedido pero en mi comentario anterior falta un párrafo que no aparece, es el siguiente, dice Fischer:
      .
      Saludos cordiales.

    3. Yo ya había leído sobre el antijudaismo de Fischer, por eso me extrañaba leer aquí que era judío. A los judíos les pasa como a los catalanes, y sé que duele a los catalanes que leerán esto, no lo digo con segundas intenciones pero es así. Siempre quieren apropiarse de los genios aunque sean ajenos.

      1. Señor Mr. Quely, gracias por su respuesta.
        Espero que ahora pueda incluir el párrafo que falta:
        Señores. Sabiendo lo que sé sobre el judaísmo, me sentí naturalmente apenado al comprobar que ustedes me han descrito, erróneamente, como judío. Por favor, absténgase de cometer otra vez ese error en cualquier futura edición de su voluminosa y falsamente documentada publicación. No soy hoy, ni nunca he sido un judío y, dicho sea de paso, no me hicieron la circuncisión.
        Saludos cordiales.

    4. El artículo surgió para conmemorar la fecha de su fallecimiento. En los apartados, como complemento, aporté dos opiniones una de su amigo Lombardi y de otro amigo, inclasificable, como Arrabal pero también defensor suyo. Incluí los dos textos íntegramente.
      La madre de Bobby Fischer fue Regina Wender Fischer, una mujer muy particular. Nació en Suiza (1913) dentro de una familia judía que emigró a la URSS. Muy inteligente e inquieta, estudió medicina en la URSS y demás del inglés hablaba con fluidez ruso, alemán, francés, español y portugués. Viviendo en Moscú se casó (1937) con Hans gerhardt Fischer (1908) un físico alemán (Rhineland, Prusia), tuvieron una hija Joan (Moscú, 1938). En 1939 la familia emigró a USA donde Regina y Joan se nacionalizaron.
      Fischer nació en 1943 en Chicago y a los dos años su padre los abandonó. Desde 1948 fue criado en Brooklyn, N.Y., por su madre. Fischer fue un genio enteramente dedicado al ajedrez y detestaba el activismo político y exhibicionista de su madre, una militante comunista de ideología extremista y atea, falleció de cáncer en 1997. Una vez Joan pudo hacerse cargo de Bobby se apartó de sus hijos. Bobby sólo mantuvo contacto con Joan el resto de su vida. Regina fue vigilada por el FBI dado su entusiasta activismo de izquierda, pues se llegó a sospecha (parece ser que sin fundamento) fuese una espía soviética.
      Fischer aprendió ruso pues en los años 50/60 las únicas publicaciones ajedrecísticas de calidad eran rusas.
      Los orígenes de Fischer aparecen confusos principalmente por su parte. “Mi padre abandonó a mi madre cuando yo tenía dos años. Nunca lo he visto. Mi madre sólo me ha dicho que se llamaba Gerhardt y que era de origen alemán”.
      Y esta confusión facilitó la tarea de sus detractores.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate