BORGHESE, EL PRÍNCIPE NEGRO

borg-horz

 

Esta semana se cumplen 44 años de la llegada de Valerio Borghese a España, donde moriría -en extrañas circunstancias- cuatro años después, un año antes que Franco y uno después del que fuera su amigo, Carrero Blanco.
En Marzo de 1971, Junio Escipión Valerio Borghese se instaló en Cádiz donde frecuentemente era visitado por León Degrelle y otros excombatientes instalados en España. Tras él llegaron buscando refugio algunos de los más importantes jóvenes militantes del sector radical del neofascismo como Salvatore Francia, Orlandini o Stefano Delle Chiaie, huyendo de la caza de brujas que se desató en Italia tras los extraños sucesos del 8 de Diciembre de 1970 y que son conocidos como “golpe Borghese”.
Pese a los muchos claroscuros que dejan algunas preguntas sin resolver, la vida del Príncipe Negro es la crónica de un Guerrero en toda la extensión de la palabra.

Hijo de una familia de la más alta aristocracia italiana -dos papados la jalonan- desde pequeño eligió abrazar la milicia como modo de vida y, tras recibir una exquisita educación en Londres, se enrola en la Regia Marina Italiana donde tras recibir su despacho de oficial solicita ser destinado a la unidad de Submarinos. Mussolini lo envía a combatir en la guerra de España donde empieza a acariciar un sueño que posteriormente cumpliría: atacar Gibraltar. Al frente de la flotilla de submarinos de bolsillo, la Décima Flotigglia MAS, inventa las acciones de guerrilla submarina con torpedos dirigidos por buzos. La Royal Navy fue su blanco favorito, ofendiéndola gravemente en Creta, Alejandría y Gibraltar.
Cuando Italia negocia la paz con los aliados, no tiene ninguna duda -a diferencia de muchos militares de carrera que cambian de bando- de cuál debe ser su puesto y se apresta a ponerse a las órdenes de la Republica Social Italiana, a la que su enorme prestigio militar suma numerosos efectivos. Borghese convirtió la Decima Flottiglia MAS en unidad terrestre de varios millares de hombres para operaciones de contraguerrilla. A inicios de 1945, las tropas de la Decima fueron enviadas a la frontera ítalo-yugoslava para contrarrestar las incursiones de los partisanos yugoslavos de Tito, manteniendo dichas posiciones a costa de grandes bajas, hasta el fin de la contienda. Fue condecorado personalmente por Hitler con la Cruz de Hierro.

Arrestado por los norteamericanos tras los asesinatos de Mussolini, Pavolini y resto de jerarcas fascistas, fue entregado al gobierno italiano en Mayo del 45. Este hecho dejó completamente desprovista de protección vastas zonas de Italia colindantes con Yugoeslavia, facilitando la limpieza étnica llevada a cabo por los guerrilleros comunistas de Tito en las no muy conocidas “Masacres de las Foibe”. Juzgado y absuelto de crímenes contra la humanidad, recibió una condena de 12 años por su colaboración con el nazismo. A los cuatro años, la Corte Suprema decretaba su libertad en reconocimiento precisamente a su valor en la defensa de la frontera Italiana.

Desde el mismo momento de poner el pie en la calle se apresta a colaborar con la reconstrucción del movimiento fascista, incorporándose al MSI. El radicalismo de su postura antiparlamentaria le lleva no solo a despreciar la clase social de la que provenía -la nobleza, valiéndole el apodo de “el Príncipe Negro”- sino a abandonar en 1968 el partido de la llama para fundar el Fronte Nazionale, un partido a imagen y semejanza de la difunta RSI, de marcado carácter anticapitalista al que incorpora el discurso Evoliano.

La noche del 7 al 8 de Diciembre de 1970, un número aproximado de 800 neofascistas armados, se concentran en distintos puntos estratégicos de la ciudad de Roma; desde la sede de Avanguardia Nazionale sale un grupo al mando de Remo Orlandini y toma la sala de armas del Ministerio del Interior. Cerca de allí se encuentran junto a Borghese, varias autoridades militares y policiales. Cuando ya el resto de grupos se disponían a tomar la RAI y otras posiciones previamente señaladas, el excomandante recibe una llamada (que la investigación judicial posterior no “alcanza a identificar”) y se transmite la orden de abortar la operación.

En sí misma la trama, el desarrollo y la oportunidad (Italia era por aquellas fechas un caos prácticamente ingobernable), recuerda con demasiada exactitud el autogolpe que años más tarde, un 23 de Febrero se planificó para España.
El verdadero papel que jugaban los neofascistas en aquel episodio, así como la oscura participación de la red Gladio (CIA) y la Logia P2 es uno de los secretos que se llevó a la tumba cuando en su retiro gaditano y de manera súbita, un fuerte dolor intestinal lo dejó frio.

En su entierro en la cripta familiar que los Borghese poseen en el Vaticano, miles de personas acompañaron el féretro desafiando la ley Scelba, brazo en alto y coreando su nombre. Sus restos reposan junto a los del Papa, Paolo V.

LARREA     MAR/2015

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate