EL BREVIARIO DE ISABEL LA CATÓLICA

El Breviario de Isabel la Católica es el tesoro más preciado de la British Library

Este asombroso manuscrito fue concebido como el más lujoso de los breviarios flamencos; cada página ha sido magistralmente iluminada por los mejores pintores de Flandes con el fin de conseguir un manuscrito de una belleza y suntuosidad inigualables.

La originalidad y la fuerza de sus miniaturas hacen del Breviario de Isabel la Católica un códice único. El breviario, con un cuerpo de textos mayor que el libro de horas, ofrece a los iluminadores un abanico de temas más amplio y permite, por lo tanto, mayor libertad creativa y variedad de imágenes.

Los seis maestros que intervinieron en la realización del Breviario de Isabel la Católica han puesto un énfasis muy especial en las escenas que representan la construcción, destrucción y reconstrucción de Jerusalén y su Templo, así como escenas de celebración con músicos y cantantes bajo la dirección de David. No existe un ciclo semejante en ningún otro manuscrito contemporáneo.

El Maestro del Libro de Oración de Dresde es el pintor principal del Breviario. Destaca por la expresividad narrativa de sus imágenes, por su capacidad de dar vida y movimiento a sus escenas.

Es asombrosa su habilidad para representar los gestos de los personajes y la expresividad de los rostros, que subraya el significado de la acción principal de cada episodio. Gérard Horenbout, también conocido como el Maestro de Jaime IV de Escocia, es el segundo mayor colaborador en la iluminación del Breviario de Isabel la Católica.

Este brillante miniaturista, autor también del Libro de Horas de Juana I de Castilla, fue de los primeros iluminadores flamencos en adoptar elementos característicos del Renacimiento en sus miniaturas.

Las escenas que Horenbout pintó para este excepcional breviario destacan por el brillante uso de los colores y por la habilidad en la representación de texturas y tejidos. La privilegiada mano de Gérard David pintó algunas de las miniaturas más importantes de este breviario: la Natividad, la Adoración de los Magos, santa Bárbara…

La exuberante decoración marginal del Breviario de Isabel la Católica merece especial atención. Presenta una singular combinación de modernas orlas que crean la ilusión de flores esparcidas, hojas de acanto y ramas entrelazadas con un tipo de márgenes ya poco usuales alrededor de 1490, con hojas de acanto azules y doradas, flores, insectos y pájaros.

Isabel la Católica recibió el manuscrito poco antes de 1497, de manos de su embajador Francisco de Rojas, para conmemorar el doble matrimonio de sus hijos, los infantes Juan y Juana, con los del emperador Maximiliano de Austria y la duquesa María de Borgoña, Margarita y Felipe.

Una miniatura a página completa muestra el escudo de armas establecido de forma conjunta por Isabel y Fernando, con una gran águila, símbolo de san Juan Evangelista. Debajo aparecen también los escudos de las dos nuevas parejas.

El Breviario de Isabel la Católica es de gran relevancia histórica porque refleja no sólo la realidad artística sino también la agitada vida política europea de finales del siglo xv, en la que los enlaces matrimoniales reales significaban alianzas políticas internacionales, expansiones territoriales…

La reina Isabel murió en 1504 y no se sabe qué fue del códice durante los tres siglos siguientes.

Pudo ser expoliado de El Escorial durante la invasión napoleónica.

A principios del siglo XIX  aparece en Inglaterra, en la colección de John Dent, bibliófilo, banquero y miembro del Parlamento.

La British Library lo adquirió a otro coleccionista particular en 1852.

 

López Martín Santiago 

https://www.facebook.com/groups/2310876889164882

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate