CAMARADAS

“No puedes alargar ni dilatar tu vida, sólo la puedes profundizar amigo mío”. (Rudolf Kinau)

Corría el año 1943 cuando el autor (Rudolf Kinau) publicaba este pequeño manuscrito. Se trataba de un libro de bolsillo escrito por un soldado para el resto de soldados. Soldados alemanes, para más inri.

“¿Qué tiene que decir un soldado al resto de los soldados? -se preguntará el lector-. O incluso, “¿,Qué nos importa hoy” -que tanto nos cuesta volver la vista a la historia, deslumbrados por las luces del futuro- “lo que pudiera decir un soldado hace casi 80 años?”. “Nosotros no somos ya soldados, jamás lo seremos”.

Si bien es cierto que no es un texto actual, también lo es el hecho que se trata de un mensaje universal.

No vea aquí el lector un ideario o un apologético. En modo alguno nos encontramos ante tal cosa. Al contrario, se trata de un manual de buenas maneras, de ética, de estilo y, ante todo, moral. Moral en su sentido profundo, religioso, trascendente.

Kinau nos abre las puertas hacia lo intangible llena de valor las pequeñas cosas y nos empuja a ser… Precisamente a eso. Nos empuja a ser. A través del valor, la entrega, la alegría, la amistad, el trabajo…

Es por todo ello que “Camaradas” es universal. Y esa condición se la reconocemos incluso hoy que nuestros tiempos distan antes de los suyos.

¡Cuán fácil es aplaudir nuestras propias palabras! Mas la grandeza está en reconocer la verdad, incluso cuando brota de labios ajenos o de líneas enemigas.

Enric Sánchez, Barcelona 2019

Tenemos en manos un bello librito escrito por un joven soldado alemán de la Wermacht, inicialmente titulado en alemán “Kamerad und Kameradin”, y ello cuando ya las líneas del triunfo en la II Guerra Mundial empezaban ya a torcerse para III Reich. Dicho libro es un conjunto de normas, cortos relatos y de máximas existenciales, con carácter todas ellas, como dice acertadamente nuestro camarada Enric, de UNIVERSALIDAD. De él se desprende toda una Concepción del Mundo ascético-militar (las dos formas más enteras y serias de entender la vida como decía José Antonio), es pues un libro dirigido hacia una élite combatiente, y no al vulgar hombre-masa adocenado que siente alergia no ya por los valores militares que les son profundamente ajenos, sino incluso por los uniformes.

En cierto sentido podría considerarse como un pequeño manual de Aristocracia. Valores Supremos de toda gran Civilización que se precie y verdaderamente viril y áurea, como el Honor, la Lealtad, la Fidelidad, la Entrega, el Espíritu de Sacrificio, la Voluntad de Superación, el Heroísmo, la Cohesión, la Unidad, la Jerarquía, etc, emanan por los cuatro costados de esta obra. “Nuestras vidas ya están de antemano escritas en las estrellas”, bella sentencia de nuestro autor; pero también hubo otro gran líder de la Europa de entreguerras que soñaba con ordenar a su Patria “desde las estrellas”, y precisamente por eso se luchó hasta la extenuación, se combatió y se murió en los frentes de batalla en 1936-45 (Cruzada Española y Europea), por el advenimiento de una nueva Edad de los Héroes que conectara de nuevo con lo Alto. Hoy vivimos en un mundo pervertido que es la antítesis absoluta de los valores expuestos arriba, un mundo regido por lo bajo, por lo muy bajo; pero ello no impide que de forma subterránea inicialmente al menos, en las nuevas catacumbas de esta civilización demoníaca, empiece poco a poco a emerger una nueva aristocracia del espíritu. ASÍ SEA.

JOAN MONTCAU

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate