CARMEN, TE DEBO UNA

Podría traer por aliviar algo la pena un centenar de recuerdos de “la Padial”, recuerdos de su activismo y compromiso, de su dedicación a su gran obra: los niños. De su simpatía y también de su carácter, de aquellas ideas propias que inexcusablemente movían al debate, recuerdos divertidos de lo complicado que resultaba siempre organizar una comida a la que ella asistiera, recuerdos en definitiva de una década de amistad y camaradería.

Me voy a quedar con uno más íntimo y que siempre me acompañará: fue Carmen la que me convenció para escribir “Sin Remordimiento”. Llopart me lo propuso cuando ya otros editores lo habían hecho antes y me había negado. No lo veía. A pesar de nuestra amistad, yo daba largas: un libro -ya sea corto o largo- no es tan solo emborronar cuartillas, queda para la posteridad. Fue Carmen la que me dio el impulso: “ha de escribirse la historia del Frente de la Juventud y nadie lo hará cómo tú”. Y luego siguió a lo suyo, no era la Padi de ponerse pesada. Aquel mismo día lo comencé. Fue mi primer libro y es tanto mío, como de Mayka. Ya te echamos de menos, Carmen, ¡cómo no echarte de menos!.
La segunda parte, que ya se está escribiendo, será en tu memoria.

LARREA   AB/2020

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate