CASO DJOKOVIC

El numero uno del tenis mundial, Novak Djokovic se niega a inocularse el veneno farmacéutico de moda, los medios oficiales y las redes sociales arden, la controversia está servida, toneladas de opiniones y maremotos de insultos entre seguidores, detractores, covidicios recalcitrantes, intelectuales del arado y bichos vivientes de todo pelaje y condición.

Pero si algo me llama especialmente la atención es esa corriente “conspiranoica” que ve delito y engaño en un simple gesto, una foto o una frase sacada de contexto y, de repente, quien podría ser un héroe pasa a ocupar la categoría de villano en décimas de segundo.

Me refiero a esa insólita campaña de acoso y derribo que algunos de “los nuestros” han comprado y difundido, alegando que el astro del tenis sería en realidad una especie de agente encubierto al servicio de las élites y que su rechazo a la vacuna formaría parte de una estudiada estrategia, diseñada para confundirnos… o algo así….

Recuerdo a una criatura, no hace mucho, que me acusó de pertenecer a una logia masónica porque había visto una fotografía mía en la que un servidor tenía “la mano derecha metida en el bolsillo del pantalón”, al parecer ese gesto me convertía en miembro de una sociedad secreta de malos malísimos multimillonarios… y yo sin saberlo… una pena….

No tengo ni puta idea de quién es en realidad Novak Djokovic y tampoco me importa demasiado, pero si su negativa a inyectarse ese experimento hace que una sola persona, en alguna parte del planeta, siga su ejemplo aunque solo sea por simple simpatía hacia el personaje que representa, su gesto ya habrá valido la pena, al menos para mí.

Por sus actos les conoceréis, reza la cita evangélica, pues por el momento y hasta que se demuestre lo contrario los actos de este caballero, al menos en cuanto a salud corporal se refiere, son como mínimo propios de alguien con sentido común y amor hacia su persona, por no hablar de lo que representa un posicionamiento así en alguien con una proyección mediática como la suya. Una última pregunta, ¿si Djokovic hubiese entrado por el aro y se hubiese inoculado, como el mamarracho de Nadal y los demás… sería bueno o malo?… es que ya me pierdo.

Mártin Sánchez 

(Contraopinión)

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=341875267688464&id=100055979803841

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    dos + cinco =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate