CIAO MASCARILLOS

Para una vez que las leyes caen a este lado del Misissipi (o como se diga) voy a disfrutarlo, ya que es para mí asunto impropio de ribetes casi exóticos, pero al que seguro cogeré fácil el puntito.
De hecho llevo más horas ensayando caretos ante el espejo que Gloria Swanson de estreno, y sólo por poder obsequiar a los Mascarillos con una colección de muecas digna, a la altura de las que servidor adivinaba estos meses atrás.
La ley devuelve la libertad a la salud que fuera robada y otorga carta de naturaleza a la respiración, aunque deja al libre albedrío de los idiotas caminar ataviados de mortajas.
En definitiva: que ahora los raros son ellos.

Ciao Mascarillo, el temido lobo ha llegado y le dicen Libertad.
Pero no te preocupes por esta derrota: millones de virus nos acechan y antes pronto que tarde volverán a reunir al ganado.
Beeeeeeeeeeee.
Que os follen.

LARREA  ABR/2022

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate