CINE DE BARRIO: LA OCA

Uno de nuestro mejores y más divertidos escritores de principios del Siglo XX. Su crítica social es feroz.

Una obra que le costa la vida.

Desde 1931 muchas de las obras satíricas de Muñoz Seca se centraron en la República y sus gobernantes. El estallido de la Guerra civil lo cogió en Barcelona, donde se estrenaba una de sus obras. El autor teatral fue detenido el 18 de julio de 1936 y trasladado en el mes de agosto a la cárcel de San Antón (Madrid), donde coincidió con varios actores e intelectuales. En esta prisión permaneció hasta finales de noviembre. La capital de España, bajo el control de las fuerzas republicanas, estaba siendo atacada por las tropas nacionales. El 20 de noviembre fue asesinado Buenaventura Durruti  -que se había trasladado hasta allí desde Zaragoza con su columna- en extrañas circunstancias.

Pedro Muñoz Seca fue juzgado y sentenciado a muerte «por fascista, monárquico y enemigo de la República«. Dos días después fue ejecutado en Paracuellos del Jarama junto con otros prisioneros. Ante sus verdugos no perdió su famoso humor negro y les dijo: «Me lo habéis quitado todo, la familia, la libertad, pero hay algo que no me podéis quitar: el miedo».

A.MARTÍN

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate