COCHIQUERA EPISCOPAL

 

Hace muchos años, en una conversación en la cantina de la Facultad de Derecho, un camarada seuísta, católico, me decía, en referencia a la postura de la iglesia en los años trileros de lo que se llamó “la Transición” que la próxima vez que en España se liase parda, los que iban a quemar iglesias no serían los rogelios como viene siendo costumbre, sino nosotros y con los curas dentro.

Aquella frase era producto de la indignación por alguna de las numerosas judiadas clericales de entonces que ahora no recuerdo: En la época de los setienes, tarancones y demás cabrones con sotana, la traición empezaba a ser moneda corriente entre la casta sacerdotal.

Ayer, comentando con un camarada acimjista, católico, la vileza y cobardía de los obispos españoles templando gaitas y comiendo nabos en su declaración sobre el conflicto creado por el separatismo en Cataluña, le decía que no pretendía ofender sus sentimientos religiosos, pero que con gloriosas excepciones como el padre Custodio y pocos más, la clerigalla, comenzando por el gran rabino progre aposentado en el Vaticano, me parecía un hatajo de malnacidos, hipócritas y mamones dispuestos a vender a su padre si lo conociesen con tal de permanecer en cada momento junto al sol que más calienta.

Mi camarada, hombre cabal, valiente y patriota, me respondió que no se sentía ofendido y que, a pesar de sus arraigadas creencias católicas, tenía una opinión sobre el clero muy similar a la mía.

En esta época hedionda de suripantas argentinas disfrazadas de monjas, padreángeles santurrones proinmigración y obispos de lengua de sapo, no quiero hacer más comentarios sobre el asunto.

Supongo que algunos de mis camaradas se sienten traicionados por los representantes de sus creencias y que debe ser especialmente difícil para ellos compartir credo con los marrajos que se posicionan contra la Unidad de su Patria.

Hoy es de esos días en que me alegro de no ser católico.

J.L. Antonaya

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “COCHIQUERA EPISCOPAL

    1. Una traición más de la Iglesia que se avergüenza de que un dia los falangistas y requetés la defendieran.
      Una prueba palpable de todo esto es que ni un solo falangista o requeté activo de la Cruzada haya sido beatificado.
      Lo importante es que ningún patriota se deje engañar por la “Curia”. Desde Juan “XXIII” y Pablo “VI” se cambiaron totalmente de bando. Ni un solo apoyo para el “Clero” si los que apoyan les quitan rentas, prebendas o patrimonio!

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate