CON PERDÓN

Transcurre el verano con una actividad política sorprendente para los rigores de las fechas, y lo hace además sabrosamente enriquecido por la cantidad de mierda que se está ventilando al cobijo que brindan los constantes rebrotes pandémicos, tan oportunos ellos.

Así, el Preparado, que anda de bolos estivales haciendo el Tour del Porvenir por separar su apolínea figura de la de su progenitor (antes llamado El Campechano), comía hoy anchoas en Santander, ayer gambas en Denia y anteayer recogía huevos a dos manos en Gerona. El título de la gira si lo hubiera sería (con permiso de Mari Trini): “Yo no soy esa”. Pero en realidad… sí lo es.

Iglesias, que exigió todo el poder del partido sobre su contrahecha persona aplastando cualquier sombra a dos pasos, anda metido en muy serios problemas judiciales… que consecuéntemente serán de Podemos. Pinta feo oigan, muy feo para los morados y cada vez hay más gentes que se preguntan qué pintan “éstos” en el Gobierno. Cachis, qué mala memoria la de algunos zurditos, sin “éstos” Sánchez no sería presidente, aunque el primero que parece haberlo olvidado es el propio Mandamás. El fuego amigo es el más cabrón Pablín, tú deberías saberlo… con la de “compañeros” que has jodido.

VOX anuncia una Moción de Censura para septiembre, en una huida hacia adelante que se me antoja innecesaria: estaban resistiendo bastante bien en las encuestas. Cuando lo cómodo -y sensato- hubiera sido pasar desapercibido y esperar los errores de los otros, ese gesto demuestra inconformismo ¿será verdad que les duele España?. Y es digno de admirar, porque lo cierto es que si llegado el día se mantuvieran en la apuesta, se la rifarán al todo o nada. Y oigan: saldrá nada, desalojar al PP sigue siendo una quimera, aunque personalmente alabo el valor inesperado de los Pistachos.

Mientras, los sepa-ratas catalufos siguen instalados en una crisis de identidad que da la risa (como casi todo lo que hacen) y en tanto que Puigdemont (recordemos: el proclamador de la Indapandesia de 5 segundos) vive feliz -y diputado- en Bélgica, aquí el trasnochado clan Pujol sigue preguntándose qué coño ha pasado con lo del árbol y las ramas. El obeso Junqueras y los otros pringaos vuelven a chirona en tanto el Honorable Torra lame prepucio y hasta escroto del efebo Sánchez porque “Barcelona es bona si la bolsa sona”… y en Cataluña (ahora no Catalonia) lo único que suena ¡y cómo! son las sirenas del Covid… y las crecientes protestas de la burguesía. Pues no, no era España quien nos robaba.

En fin: que la banca gana y al final Sánchez no era ni rubio ni tan tonto como parecía: acabando julio levita como el Ser de Luz único que puede sacarnos del averno.

Aunque lo cierto, lo realmente cierto, es que si estamos -y lo estamos- en las mismas puertas del abismo, es por la nefasta gestión de “il bello Pedro”, pero a ver quién lo cree con el ganado que pasta manso alrededor.

Zapeo al fín aburrido entre tanta náusea y me encuentro con Fernando González Urbaneja en La Sexta. ¡Coño!, aún vive el somé. Como era habitual en él, sienta cátedra con cada estornudo, con cada pedo.

A mí, este sujeto, cuando yo aún era joven y él ya viejo, siempre me pareció un petulante, además del doble de Gene Hackman. Y Hackman junto con Penn, Oldman y Duwall creo son los actores vivos más creíbles de Hollywood.

Entre el mundillo de la prensa, el tal Urbaneja goza exactamente de la misma credibilidad, vaya-usté-a-saber-por-qué.

Dice, ¡y lo afirma despectivamente! el periodista-banquero-socialista-economista-liberal:

“Tenemos un sistema laboral heredado del franquismo que cambió paz social por garantía de empleo”.

Oigan, es lo que me faltaba por oir. Traduzco para los de la Logse, según uno de los gurús intocables del Régimen/78:

El hijoputa de Franco dio empleo seguro a las gentes y así consiguió la paz social.

¡Pues claro coño!, ¿qué es si no lo que ansía el pueblo de un gobernante?. Porque ya les adelanto que el Amazonas y las ballenas le importan un carajo al tipo que se levanta a las 6.

Urbaneja: igual… que digo yo que no soy tan listo como usté, que a lo mejor por eso duró 40 años. Y es que, no es lo mismo predicar que dar trigo.

Francamente (con perdón) usted solo resulta creíble cuando dice aquello de “Tú eres William Munny de Missouri, el asesino de niños y mujeres”.

Un contratito de sies meses asfaltando carreteras en agosto os daba yo, a tí y al Ferreras.

No te jode el Urbanejas.

LARREA    JUL/20

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate