Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

CORDEROS POR LEONES

 

El vivo reflejo de la degradación a la que han llegado los altos representantes de nuestros Ejércitos tiene su plasmación gráfica en esta foto del Teniente General Álvarez-Espejo, máxima autoridad militar en Cataluña.

Las Virtudes Militares se dividen en dos tipos: Virtudes motoras y Virtudes instrumentales.

Entre las primeras, las motoras, se encuentran las siguientes y por este orden: Valor, Honor, Orgullo Nacional y Amor a la Patria.

Entre las segundas, las instrumentales, otras necesarias para el correcto funcionamiento de nuestros Ejércitos: la Disciplina, el Espíritu de Abnegación y Sacrificio, el Orden…

De todas ellas, en su conjunto, desde el famoso diccionario militar de Almirante hasta las distintas comisiones rectoras para la redacción de las distintas Ordenanzas Militares que rigen la conducta MORAL de nuestros Ejércitos ya desde época de Carlos III, se han configurado tres que, jerárquicamente, deben prevalecer sobre el resto: valor, honor y disciplina.

Por este orden… rigurosamente.

La situación a la que hemos llegado no obedece más que a la cobardía que, amparada bajo el paraguas de la disciplina, se ha instalado en la cúpula militar de los últimos 35 años, olvidándose de dos proverbiales virtudes: el Valor y el Honor.

Existen en ese período dignísimos ejemplos, pero excepcionales, del cumplimiento estricto y ordenado de las Virtudes Militares: desde los más conocidos por todos y que huelga volver a citar, hasta las gestas -porque a la vista de la situación reflejada en la fotografía que ilustra esta entrada, no se pueden calificar de otra manera- de Jefes y Oficiales que fueron fieles al juramento que empeñaron: desde el Teniente Coronel Milans con el Presidente del Cabildo de Fuerteventura, hasta el Coronel Navarro de los Paños negándose a cumplir en los acuartelamientos bajo su mando la Ley de Memoria Histórica… desde el Teniente General Mena, recordando en la Pascua Militar la existencia de los artículos 8 y 155 de la Constitución, hasta el Capitán Calderón, dispuesto a plantar su compañía del Tercio en el Ministerio de Defensa como protesta por el injusto arresto que sufrió el primero por, simplemente, recordar la vigencia de la norma fundamental que preside el Estado de Derecho que tanto dicen defender.

Otros gestos, anónimos y acaecidos fuera de los límites de nuestra Patria, siguen demostrando que el Espíritu de los mejores Soldados que conoció la historia sigue vivo en nuestras filas, aunque reducido a la joven oficialidad, suboficiales y más veterana tropa, que vivieron otros tiempos… cito como ejemplos al Cabo 1º V. que, aislado frente a una fuerza talibán de 50 hombres y solo apoyado por su observador, abatió al Mullah Rashid de un disparo en la cabeza a 400 metros de distancia, poniendo en fuga al resto de su tropa… o del Teniente R. que, descrestando una colina en Afghanistán se topó al frente de su Sección con una partida talibán y no dudaron en picarles el billete a todos… eran o ellos, o nosotros… Tengo el honor de conocerles a los dos y haber servido junto a uno de ellos en las filas de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión… ¿Creéis que tuvieron recompensa alguna?… Una triste mención en un acto interno de su Unidad y nada más.

¿Y por qué llegamos a esta situación?… yo os lo diré. Sólo les importa el generalato, el destino en alguna base de la OTAN (Brunssum, Nápoles, Bruselas…) donde cobrar el triple y que los niños aprendan idiomas… y nada más.

Y la culpa de todo esto no la tiene Podemos, sino los gobiernos del PPSOE que, durante décadas, han comprado a una cúpula militar que se ha dejado vender por treinta monedas.

“Unas Fuerzas Armadas que fueran solamente valerosas, podrían convertirse en una horda; pero unas Fuerzas Armadas que solamente fueran disciplinadas, podrían convertirse en un rebaño de corderos”.

Lo escribió, el 13 de enero de 1979, un Capitán de Navío que sufrió arresto disciplinario por decir aquello… afortunadamente, no vive para ver esta cochambre.

Por encima de la Disciplina, está el Honor.

Nacho Menéndez.

Be Sociable, Share!

    1 thought on “CORDEROS POR LEONES

    1. RESPUESTAS
      (Soneto)

      No sé, si en conciencia, el patriotismo,
      el servicio a la Patria y el honor
      es al cielo mirar con estupor,
      mientras es ensalzado el terrorismo.

      O en la trampa que puso el extremismo,
      tras caer, ingenuo en su candor;
      o a la afrenta fundada en el rencor
      que no haya otra respuesta que el mutismo.

      Si en aras de lo dado en ser correcto,
      es, calmoso, tragar – ¡ay, los luceros! –
      se escapa a mi entender, por sí imperfecto.

      Mas no estaría de más, ¿o tal vez yerro?,
      recordar que fue allí do los guerreros
      gritaban tiempo ha: ¡desperta ferro!

      Don Eufemio, 15 jun. 15

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies