CORTAR EL PREPUCIO

Resulta curioso que en estos tiempos de permanente reivindicación feminista, en la que sitúan bajo su particular punto de mira cualquier cuestión -por nimia que sea- de la existencia humana y de la realidad social, no se observe una confrontación directa hacia la práctica de la mutilación genital femenina.

Escuchamos a miembros y miembras de este furibundo tinglado anti-heteropatriarcal poner el grito en el cielo contra cualquier chorrada, pero hacer muy poca mención a la ablación del clítoris forzada a las niñas. No sabemos si es porque no les interesa mucho a este colectivo o porque, al ser una práctica africana o quizá musulmana, prefieren mirar para otro lado… que cada uno saque su propia conclusión.

Pero lo curioso además es que, aparte de las estridencias de todo tipo a que nos tiene acostumbrados este personal/personala, existen multitud de organismos internacionales (y no me refiero precisamente a ONGs) dedicados expresamente a la defensa de los derechos de la infancia, que tampoco se meten a fondo en el asunto. Eso sí, lo denuncia aunque sea formalmente, la ONU, señalando a más de 30 países en que los que se realiza esta práctica de forma habitual, a los que habría que añadir a los inmigrantes que viven en Europa; pero… insistimos, las presiones directas a los gobiernos para erradicarlo no pasan de ser meras recomendaciones.

¿Y qué pasa con los niños varones, con la circuncisión por motivos culturales o religiosos? Aquí, claro, es fácil entender que a las feministas se la traiga al pairo… la cuestión de las pirulinas -puaaajj- no es asunto suyo. Pero es que, en lo que respecta a los organismos internacionales, lo único que encontramos es que la OMS y la ONU la avalan como instrumento para prevenir el contagio por sida, pero no existe ninguna mención o condena a la mutilación del prepucio por otros motivos no sanitarios. ¿Será quizá porque la practican los hijos de Jehová de forma ritual a todos los niños varones al octavo día de haber nacido? Ni idea… lo mismo de antes, que cada cuál saque sus propias conclusiones.

En fin, pues resulta que hoy nos hemos enterado que en el parlamento de Islandia se ha presentado un proyecto de ley que propone penas de hasta seis años de prisión para cualquier persona que realice una circuncisión que no sea por razones médicas, convirtiéndose en el primer país europeo en prohibir la circuncisión.

¿Imaginan quiénes han mostrado su más enérgica protesta?…

Luis M.


 

Islandia propone prohibir la circuncisión en niños

http://www.elmundo.es/internacional/2018/02/18/5a899da7468aebae4f8b45da.html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies