“CREDO ESPAÑOL”

Hoy que nuestra Patria se encuentra en la completa deriva y que parece estar escribiendo ya uno de sus últimos capítulos, vamos a recuperar un viejo y vibrante texto que un camarada escribiera hace ya varias décadas. Lo dedicamos especialmente a todos los camaradas que aún se mantienen en pie en medio de un mundo que ya no es que amenace, sino que ya ES PURA RUINA; a todos los camaradas que hagan honor al sagrado acrónimo F.F.F. y que aún sigan creyendo, pese a todas las adversidades habidas y por haber, en los eternos Genios de España y de Europa:

“Creo en una sóla España, Madre fecunda, creadora del cielo limpio y la tierra varia, y de todas las Américas de América. Y en un sólo pueblo español, primogénito de todos los hijos de España, nacido de la Madre antes de todos los descubrimientos. Pueblo de pueblos, nación de naciones, verdadero reino de los reinos verdaderos. Engendrado y hecho, consustancial al Mare Nostrum, y por el cual fueron hechas Grecia y Roma: cuyas aguas y por nosotros y por nuestra civilización, nos enviaron el Derecho. Y la Cruz. Y, por obra del Apóstol Santiago, la Cruz encarnó en Iberia, pagana. Y se hizo España. Y corrieron los tiempos. Y, por nuestras culpas, España fue crucificada, PADECIÓ BAJO EL PODER DE LA MEDIA LUNA y fue sepultada. Y RESUCITÓ AL OCTAVO SIGLO según las crónicas. Y subió a las cumbres donde estuvo sentada a la diestra de la gloria. Y, por nuestra desidia, hubo de bajar al suelo y ser juzgada por amigos y enemigos. Y su Imperio tuvo fin. Pero no su aliento. Creo en el amor a España, soplo vivificante que procede del honor y va hacia el mañana. Creo en el Genio de España, horno de virtudes y redoma de mezquindades; pero creo en España. La cual, junto con sus pueblos, debe ser justamente venerada, respetada y glorificada; que habló por boca de sus ejemplos, calló por dignidad y tiene pedida la palabra.

Y CREO EN CASTILLA, QUE ES SANTA, PACIENTE Y DOLORIDA, CREO EN LAS BARRAS DE CATALUÑA, EN LAS CADENAS DEL REY SANCHO Y EN LAS ASTURIAS DE SANTILLANA. CREO EN EL LEÓN DE LEÓN Y EN LA GRANADA DE GRANADA, CREO EN EL TAÑIDO DE COMPOSTELA Y EN LAS VASCONGADAS DE ESPAÑA. CREO EN UNA SOLA ESPAÑA. Creo en la Comunión de sus pueblos. Confieso una sóla bandera por símbolo de esta fe y como testigo de la Patria. Y espero la resurrección de los que están muertos a España. Y la vida para todos. El Derecho está siempre con nosotros. Y en nuestro espíritu”.

(6-I-1966, en el Año XXX de la Era del Triunfo, Juan Calleja González-Camino).

Aunque a algunos les pueda sonar -infectados como estamos todos con el virus (nunca hoy mejor dicho con la que está cayendo…) del progresismo cientifista y racionalista/materialista- a “carca”, “derecha”, “reaccionario”, “facha” y “retrógado” (ya sabéis, el típico lenguaje claudicante de los hipnotizados y envenenados por el Sistema), como dijo el gran Eugeni D’Ors “todo lo que no es Tradición es plagio”, y la verdadera España, la “otra España” de la que hemos hablado otras veces, la España de héroes, guerreros, santos, ascetas y místicos por doquier, la España del “Regnum Hispaniae” de los godos, la de la Heroica Reconquista contra el diablo sarraceno o la del Gran Siglo de Oro Hispánico con los Austrias, fue una emanación más de la Tradición Primordial como en su día lo fueron Grecia, Roma, el Medievo gibelino europeo y su Sacro Imperio, Egipto, etc.

¡ARRIBA ESPAÑA!.   ¡SEMPER FIDELIS!

Joan Montcau

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate