CREO QUE VAS A IR AL TRULLO

Corría el último trimestre del  año 1.979. Año azaroso de la transición. A algunos nos pilló en esa época de la vida en que abandonas definitivamente la niñez y apuntas maneras de hombre adulto. No te cuadra todo lo que ves a tu alrededor y te enrolas en un movimiento que crees tiene futuro para enderezar una Patria que adivinas va hacia el desastre por los rapidísimos cambios en su estructura política y económica movidos por manos y mentes de escasa fiabilidad.

Hacía tres años que militaba en Fuerza Nueva. Y tuve que hacer un alto en la lucha para servir a España en otro frente: el Servicio Militar. Algunos la hicimos. C.I.R. de Colmenar Viejo.

A Jordi Pujol Ferrusola también le tocó servir a España. Y también le tocó hacer la instrucción en Colmenar. Y casualmente enfrente de mí. Y no hablo de ideología, que eso vendría después, sino de que su litera estaba frente a la mía, pasillo en medio. ¡Qué pequeño es el mundo!.

Papá Pujol , ya con mando en plaza, había dispuesto que su primogénito, ya que no podía eludir esa obligación, debía hacerlo con las mejores condiciones por lo que, tras la Jura de Bandera (española y con el Águila en su escudo, por supuesto) fue destinado a Capitanía General de Madrid, donde ya le perdí la pista. Las malas lenguas decían que allí y en ese momento acabó su mili, pero no lo puedo asegurar.

Jordi no era mal chico. Algo tímido, se integró bien en la compañía. Pero ante la pregunta directa :  ¿oye, Jordi Pujol, tú no serás hijo de Pujol el catalán?, siempre sonreía y daba la callada por respuesta, no aclarando nada a su interlocutor.

La vida nos juntó de refilón allí, en ese momento, y allí nos separó tras la jura. Yo seguí , tras catorce meses de servicio a la Patria, con mis quehaceres de estudio y servicio a la Patria en el Movimiento que elegí a tal fin. No me quejo de mi vida, por otra parte anodina para quien no sea mi familiar, amigo o camarada, o incluso para estos.

No supe más de Jordi Pujol Ferrusola hasta bastantes años después y por los medios de comunicación. Deduje que su vida no había sido tan anodina como la mía. Mucho más azarosa y regalada por su pertenencia a un clan medio ideológico, medio económico, que tenía como finalidad la separación de Cataluña del resto de España y el enriquecimiento propio con cargo a las mordidas por asignar contrataciones a dedo. Ojo, esto último presuntamente. No lo primero, que es más que evidente.

La convivencia cuartelera une. El que ha pasado por ese trance lo sabe. Por esto, a nivel personal no deseo ningún mal al primogénito Jordi. Ahora bien, treinta y siete años de dedicación a traer problemas a España, a pretender la secesión de Cataluña, a enriquecer a una familia a costa del  esfuerzo del resto de la población con una actividad mafiosa en todos los órdenes (presuntamente, oiga) no puede, no debe permanecer sin castigo. La traición política y la traición económica (presunta) no debe quedar sin el correspondiente castigo. ¡Y que caigan todas las ramas, TODAS!.

Jordi, creo que vas a ir al trullo. Debes ir al trullo. Por traidor al juramento que, el mismo día, hicimos tú y yo.

 

LLACER
25 de abril de 2017.
(Día de la Desfeta de Almansa).
El sabe lo que es.

Postdata: A las horas de haber escrito este artículo se anuncia que el Juez ha decretado prisión incondicional, incomunicada y sin fianza.

 


 

El juez envía a prisión sin fianza a Jordi Pujol Ferrusola

El primogénito del expresidente catalán evadió los fondos cuando la investigación sobre su familia ya había empezado

http://politica.elpais.com/politica/2017/04/25/actualidad/1493126860_373760.html

llacer-5

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate