CRÓNICA DE UNA PERSECUCIÓN ANUNCIADA

El pasado sábado 21 de Mayo, el salón principal del Hotel Solvasa de Valencia abría sus puertas puntualmente para acoger una nueva edición de la Primavera Española que por 5º año consecutivo organiza y coordina la ACIMJI.

A los habituales problemas de carácter organizativo se les añadió como novedad un toro bravo con el que había que lidiar: el boicot de las instituciones gestionado a través de los Medios de Comunicación y sus asociaciones cipayas.
Hace tiempo que venimos anunciando la llegada de los malos tiempos… pues bien, éstos ya están aquí.
Y se manifiestan sin sonrojo de ningún tipo desde las instituciones que gobiernan, exigiendo medidas cautelares a los fiscales o incluso prohibiciones manifiestamente ilegales a los precarios Delegados de Gobierno.

Nos señalan con dedo acusador, “son los fascistas”, en ruedas de prensa y transmiten a la opinión pública a través de los Medios un desasosiego y una incertidumbre que acaba convirtiéndose en una pesada lápida sobre aquel vago concepto que establecen nuestras leyes y que responde al pomposo nombre de “libertad de expresión”.

No es nuevo, no hace falta irse muy lejos para recordar el vergonzante proceso contra Pedro Varela o el llamado “caso de los libreros nazis”, atropellos que sonrojarían a algunos de los dictadores que estos “demócratas” manifiestan odiar.

Más lejano en el tiempo -aunque presente siempre en nuestra memoria- quedaron la Ley de defensa de la República y la Censura de Prensa, instrumentos ambos con los que la “legitimidad Azañista” proscribió, persiguió y encarceló a la Falange primigenia y que a la postre sirivió para que al comenzar las hostilidades, la mayor parte de los cuadros fueran vil y cobardemente asesinados.

Cuando este boletín -El Cadenazo- levantó su persiana y pronto hará de esto dos años, lo hicimos tuneando la faldilla de aquel mítico periódico falangista que nunca pudo pasar de su cuarto número: el NO IMPORTA se subtitulaba “boletín de los días de persecución”. Nosotros elegimos aquello de “boletín de los días del coscorrón” porque hemos aprendido a asumir el sentido trágico de nuestra existencia con aquella sugerencia de Brasillach, “no perdáis la sonrisa ni cuando os vayan a fusilar”.

Y así somos nosotros; atentos siempre a las órdenes y los consejos de los que nos precedieron y aunque solo fuera por honrarlos, vamos a reirnos del mundo incluso cuando la boca negra de doce fusiles -cual 12 tribus- nos descubra nuestro último amanecer.

Bienvenidos tiempos dificiles, ¡os estábamos esperando! .

LARREA    MAY/2016

 

lar14

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate