CUANDO LAS CHICAS PODÍAN MONTAR A CABALLO

¿Alguna vez les ha pasado aquello de recordar algo y no tener la certeza de si haberlo vivido o a lo mejor soñado?.
Pues resulta que ¡vaya semanita llevamos! uno se siente Segismundo, atormentado en to lo alto de su torre. Y es que hay noticias que invitan a la duda entre realidad y una mala siesta.

Un político todavía ataviado de baile de debutantes ha declarado formalmente: “España es una nación de naciones”.
-Oiga Larrea, fue ZP en el 2004.
Eso pensaba yo, amigo listillo, pero en realidad lo afirmó ayer Elías Bendodo Benasayag, a la sazón Coordinador General de la “nueva derecha” de siempre, sefardita y hombre de confianza de Feijóo, la mano que mece la cuna.

Por otro lado, Irene Montero (que por cierto exhibe una delgadez preocupante, nada que ver con Leti la ciclada) vuelve a ser ninguneada por el Gobierno, ahora en el asunto de la bajada del IVA en los productos de higiene íntima femenina, quedando acreditado ante la opinión pública que PODEMOS sólo es el felpudo de Sánchez.
La antigua cajera se traga el sapo porque de tragar hizo oficio, pero asesorada por su nutrido grupo de vividores a cuenta del presupuesto se preguntan todos a una: ¿y de qué vamos a comer mañana?. Y reacciona con una campaña que sacaría los colores al que inventó el eslogan del yo-yo.
“La regla es un estigma” dice la marquesa, y puede prometer y promete que será baja laboral.
Le va a resultar fácil esta vez cumplir con la palabra dada, pues esta contingencia ya existe.
O eso pienso yo, pero ¡oigan! igual también fue un sueño aquel tostón setentero de “con mi Tampax puedo nadar, jugar a tenis, montar a caballo”…
Cierto que el spot no decía nada de reponer la línea de magdalenas, pero la media España femenina con derecho a voto se pregunta: ¿esta tía de qué planeta se ha caído?.
La Ministro nació en el 88. Las chicas montaban a caballo desde décadas antes.
Y lo sé porque yo estaba.
En fin, que mejor cambia de asesores, Irene, tus kolegas son máquinas… pero de perder votos.

Y el tercer asunto de la semana que me trae turbado por déjà vu es… ¡Eurovisión!.
En primer lugar: no podía ni imaginar que el antaño famoso “festival de la canción” tanto que el de San Remo o Benidorm aún se celebrara, que yo me quedé en Salomé. Los Beatles hicieron el resto.
“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.
Perdón por la licencia del clásico con Roy Batty, pero servidor vio en vivo a los Clash, y este fervor por la tal Chanel se escapa de mi comprensión.

Para los no iniciados:
El asunto va de que hubo una previa en la otra ciudad (tras Marbella) icono del franquismo para discernir y votar el talento.
En realidad -como no podía ser de otra forma- el plebiscito se convirtió en una cuestión ideológica, un mero asunto de felpudos: donde hay pelo hay alegría, que decía mi abuela.
Y Rigoberta Bandini, fanfarria difícil de afinar aunque de sobacos espesos, saltos simiescos y horteras a más no poder, se proclamó la favorita del universo Charo.
Alguien con dos dedos de frente pensó que una trinidad culona con las luces de un Vespino pero nalgas rotundas cual azulejo de Porcelanosa tendría más mercado que las bigotudas Rigoberta, y ¡oigan!: acertó.
España hizo tercera… y a mí que me importa una mierda.

Ahora bien, ¿qué fue de la chica ye-ye?, aquel icono de la modernidad durante “la dictadura”.
Porque en Aquí, como en Francia, Italia, Alemania, Suecia… la verdadera revolución femenina (que no feminista) en los 60’ fueron la minifalda y el pantalón ajustado, el bikini, el cabello suelto, la blusa abierta, el rimmel, el tampax…
Hoy la izquierda llama a esto “cosificación” y afirma sin sonrojarse que refajos, paños y sobacos peludos de nuestras bisabuelas olían a libertad.
En fin… ¡que alguien me pellizque!.
Me viene a la cabeza Cabral: “me gusta saltar las paredes y abrir las ventanas, y cuando llora una mujer”.

Rojos de mierda: no hay quien os entienda.

LARREA  MAYO/2022

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate