D. JOSÉ DE ECHEGARAY

Siendo ya mayor (concretamente en 1905 y un año después de ser premiado con el Nobel de Literatura, el primero de nuestra Historia) fue nombrado nuevamente Don José de Echegaray (sin duda mejor matemático que escritor) ministro de Hacienda. Eran los tiempos de la Restauración canovista y el turnismo bajo el reinado de Alfonso XIII, tan parecidos a los que sufre hoy España.

Se cuenta que entonces un periodista acudió a entrevistarlo al Ministerio y el propio Echegaray le confesó que, pese a su anterior experiencia en el cargo, ahora no sabía muy bien su cometido en el mismo.

Al despedirse de él le dijo “Don José, aquí no estará usted muy a gusto porque este edificio es muy fresco”, a lo cual el ínclito dramaturgo le contestó “Para fresco, yo”.

Dicha frase, cínica y populachera, a buen seguro que habría podido estar después en los labios (aun en voz baja) de muchos de sus sucesores en el cargo, especialmente entre los nombrados bajo el actual Régimen del 78…

CACHÚS 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate