Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

DAME DIOS MÍO LO QUE TE QUEDA

 

“Dame Dios mío lo que te queda,
dame lo que nadie te pide.
No te pido el reposo, ni la tranquilidad.
Ni la del alma, ni la del cuerpo.
No te pido la riqueza, ni el éxito, ni la salud.
Tantos te piden eso Dios mío,
que ya no debes tenerlo.
Dame Dios Mío lo que te queda.
Dame lo que otros no quieren.
Quiero la inseguridad y la inquietud.
Quiero la tormenta y la lucha.
Dámelo, Dios mío, definitivamente.
Que yo esté seguro de tenerlo siempre,
porque no siempre tendré el coraje de pedírtelo.
Dame Dios Mío lo que te queda.
Dame lo que otros no quieren.
Pero dame también el coraje, la fuerza y la fe.”

Solía rezarla en mi juventud. Hay otras versiones, pero no se ajustan a la que me viene a la mente.

Solía rezarla en mi juventud. La recuerdo como la Oración de un paracaidista francés.

Solía rezarla en mi juventud. Ahora no me animo.

PARACHUTE JOHN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies