DESPIERTA A TUS HIJOS

“Es porque somos tan secos nosotros mismos, tan vacíos y sin amor, que hemos permitido que los gobiernos se apoderasen de la educación de nuestros hijos y de la dirección de nuestras vidas.”
Jiddu Krishnamurti.

La juventud es nuestro futuro. En todo pueblo la esperanza la salvaguarda su juventud. Ella debe ser la portadora de los valores e ilusiones de su nación. El hombre fluye entre generaciones pero el poso de un pueblo vive, se desarrolla, avanza, crece y se forja constatemente en su juventud. Será esa juventud la que, cuando las fuerzas y la edad hagan ceder puestos a los que, con justicia o sin ella, gobiernan actualmente, según su calidad, intente guiar bien o mal el difícil timón de un pueblo.

En una época de mediocres, donde estamos “sólos contra todos”, tener concedida en exclusiva la educación de nuestros hijos a personas ajenas a nuestros valores es de una temeridad, o de una candidez, extrema. No se puede pretender que tus hijos desarrollen unos valores que no se le muestran, que no se le inculcan, sin implicarte tú mismo hasta el cuello. Y eso es difícil cuando eres un homo-economicus cuyo valor se mide por su productividad y no por su calidad.

Y la cosa no pinta nada bien cuando escuelas y universidades son más parecidos a centros de internamiento prolongado y de adoctrinamiento en el mediocre delirio de los antinaturales valores de “Igualdad, fraternidad y legalidad”.

Si queremos a unos hijos “despiertos”, genuinos, vacunados contra la decadencia y la auto esclavitud, queda pendiente la misión de los nuevos padres, de “desprogramar” a los niños en casa. De hacerles ver que no todo lo que enseña la Escuela, la sociedad en general es correcto. De sembrarles la poderosa semilla de la duda y de la disidencia al pensamiento único.

O en palabras de John Ruskin:
“La meta final de la verdadera educación es no solo hacer que la gente haga lo que es correcto, sino que disfrute haciéndolo; no solo formar personas trabajadoras, sino personas que amen el trabajo; no solo individuos con conocimientos, sino con amor al conocimiento; no solo seres puros, sino con amor a la pureza; no solo personas justas, sino con hambre y sed de justicia.”

A. MARTÍN

 

ALB16

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate