DÍA DEL DOLOR 2020 y CATALUÑA POR LA MEMORIA HISTÓRICA NACIONAL– 20 NOVIEMBRE

“Enséñame un héroe y te escribiré una tragedia”.  (Francis Scott Fitzgerald)

“La tumba de los héroes es el universo entero y no está en las columnas recargadas de fastuosas inscripciones.”  (PERICLES)

[**NOTA: cada año en estas fechas realizamos una cena y un pequeño acto a las 12 de la noche en La Catedral el mismo día 20 y el sábado siguiente un evento en algún lugar señalado para la Memoria Histórica Nacional en nuestra tierra, dado las condiciones “plandémicas” del momento, decidimos realizar el acto a plena luz del dia y una pequeña ruta urbana con explicaciones sobre monumentos ya destruidos o profanados por la calaña que nos maneja]

“Los peregrinos tienen muchas posadas y pocas amistades.” decía Fernando de Rojas; y efectivamente en el caso de los disidentes, cuyas únicas y verdaderas amistades -más bien hermandades sacrales- suelen ser escasas, en cambio son muchas las “posadas” de las que disponemos para desconectarnos -si quiérase por unos momentos- del infierno democrático, y generalmente vedadas desde el punto de vista espiritual a la generalidad de los hombrecillos-masa que corretean y se revuelcan como cucarachas entre la inmundicia y la porquería de las junglas de asfalto demoliberales: «Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure» (Evangelio según San Mateo). Hablamos de los lugares en los que aún, y a pesar de los pesares, reina la belleza y la conexión con la verdadera Patria que es la del Espíritu: templos, bosques, montañas, ciertos monumentos que aún quedan en pie y aún se han salvado (de momento) de la pérfida y criminal profanación y/o destrucción demoplutocrática, lugares de poder, etc.
Con motivo de la celebración/conmemoración del 20 de Noviembre DÍA DEL DOLOR, Glorioso Aniversario de la muerte de los Dioscuros de la España del Siglo XX José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, la Hermandad Totalitaria Barcino efectuó un peregrinaje a la vez simbólico y patriótico por la “otra Barcino”, es decir por la Barcelona tradicional y remota, aquella que generalmente no existe para la gran mayoría de la plebe robotizada y aborregada de este Sistema intrínsecamente perverso, y ya no digamos para la asquerosa progresía mundialista y multikultureta que no ve nada más allá de sus narices (cuando precisamente de “narices” va el tema…). Decía San Ignacio de Loyola que en tiempos de desolación, nunca había que hacer cambios, y nosotros en cuando a la celebración y conmemoración de fechas sagradas y míticas, tampoco lo haremos y ni mucho menos renunciaremos.
El punto de encuentro fue frente a la Catedral de Barcelona, donde exactamente igual que hace dos años, además de rendir tributo a las gigantescas figuras de José Antonio y de Francisco Franco -eterna y espiritualmente hermanados en la sagrada fecha que nos reunió-, también lo hicimos por la figura de nuestro mártir Juan Ignacio González, vilmente asesinado por los esbirros del Sistema durante la Tra(ns)ición; todo ello frente al muro de la Catedral donde antaño se recordaba a los Gloriosos Caídos por Dios y por España; tampoco nos olvidamos, por supuesto, de otro héroe que también partió de este mundo un 20 de Noviembre: Antonio Rivera Ramírez, uno de los grandes héroes de aquella gesta universal que fue la liberación del Alcázar del imperial Toletum en 1936 durante la Cruzada. «Estoy muy contento. Ahora puedo decir como Jesucristo: no hay parte de mi cuerpo que no me duela» fueron sus últimas palabras antes de partir de este mundo; desde entonces se le conoció con el apelativo de “El Ángel de Alcázar”, aunque claro, otros “camaradas” preferirán rendir homenaje a un canalla y criminal como lo fue el dirigente anarquista Buenaventura Durruti, también muerto un 20-N de 1936 como una especie de imagen invertida, paródica, siniestra y diabólica del Mito; en fin allá ellos…
Frente a las paredes de esa edificación sagrada, el camarada Eugenio Cangrejo dirigió unas palabras en recuerdo de todos ellos, además de recitar un poema de su propia autoría; y la “Oración a José Antonio” rezada por el mítico Frente de Juventudes desde 1941. Después de los gritos y saludos rituales de rigor, continuamos con nuestra particular peregrinación patriótica por las estrechas calles del Barrio Gótico, hoy algo ayunas de la presencia turística (aunque nunca falten los subhumanos, como si fueran los demonios siempre al acecho en la “Tierra Baldía”).
Nos dirigimos esta vez en dirección a uno de los grandes monumentos representativos e identitarios de Barcelona y hoy tan vilipendiado por la chusma rojo-separatista; estamos hablando del majestuoso monumento levantado para la Exposición Universal de 1888 en homenaje al descubridor Cristóbal Colón, estatua que se erige frente al puerto de Barcelona, entre Las Ramblas y el paseo de Colón. El conjunto escultórico en concreto mide 56 metros de altura, teniendo en frente otro fabuloso edificio de arte constructivo “imperial”: el gigantesco edificio de Capitanía General, construido en su mayor parte durante la Dictadura de Miguel Primo de Rivera y sobre las ruinas del antiguo convento de San Francisco.
Como dos islas en medio del general e inmundo mar de mediocridad que es la Barcelona actual, entre ambas edificaciones para nosotros sagradas, decidimos hacernos una foto con la bandera que recuerda a nuestro mártir fascista asesinado por la democracia un lejano 1980. Y a nuestras espaldas el Mons Iovis, el cerro sagrado sobre el que según la tradición mitológica y legendaria, el Héroe Solar Hércules fundó la ciudad de Barcelona. Sin duda todo el conjunto (con ritual y foto incluidos), resultaron una verdadera “agresión visual” para cualquier indigente mental “políticamente correcto” de los que en la putrefacta Barcelona de hoy abundan a mansalva, henchidos como están de democracia y de porquería multikultureta hasta las cachas. Sin duda, el entreguismo y la cobarde voluntad de suicidio de las nuevas generaciones -tan “preparadas” ellas, según el satánico mantra repetitivo de los politicastros sistémicos-, causan espanto.
Seguimos recorriendo las estrechas calles con alguna que otra parada técnica para regar nuestros sedientos gaznates, por suerte no faltaron bares para ello; al parecer muchos consiguieron burlar el impositivo y dictatorial cierre plandémico orquestado por la plutocracia con vistas a esclavizar y empobrecer aún más a una sociedad cada vez más degradada y envilecida (¡¡¡tomad democracia por un tubo idiotas!!!)…
Llegamos al edificio -entre neoclásico y modernista- de la antaño Organización Sindical del Estado del 18 de Julio, hoy convertida en sede de la hidra marxista “Comisiones Obreras”; claro que hoy calificar de “obreros” a esa gentuza es un chiste del peor gusto… No faltó pues la foto provocativa de rigor y con la alegría fascista que caracteriza a la Hermandad Totalitaria, capaz de reírse hasta de su propia sombra, y más en medio de un mundo de eunucos existenciales que dan más risa que pena…
Nada mejor para acabar esta peregrinación ritual y patriótica que finalizarla sobre una montaña, porque como decía el gran geógrafo, naturalista y explorador alemán Alexander Von Humboldt, “en las montañas está la libertad. Las fuentes de la degradación no llegan a las regiones puras del aire. El mundo está bien en aquellos lugares donde el ser humano no alcanza a turbarlo con sus miserias“; y aunque la Modernidad impía y sacrílega arrase con todo, aún en las montañas siguen quedando espacios de libertad en medio de un mundo cada vez más acosado por las fuerzas de la oscuridad y de las tinieblas.
Elegimos para ello el cerro sagrado comentado más arriba, el Mons Iovis o también conocido como “Promontorio de Júpiter”; el lugar donde según la leyenda Hércules fundó la ciudad de Barcelona hace tres milenios, es decir bastante antes de su fundación “oficial” por los romanos entre los años 15 y el 10 antes de Cristo; ello sobre un promontorio de 25 metros de altitud y cercano a la costa: el monte Táber. Allí y mientras el día acababa, un camarada nos habló de los monumentos de la Barcelona bajo el Signo de Franco, quién los construyó, cuándo y qué ha sido de ellos.
La zona escogida es sin duda uno de los parajes más bellos y boscosos de dicha montaña, desde luego el menos visitado, conocido y por suerte el menos turístico, muy cercano además al bello cementerio y a las ruinas de un antiguo castillo medieval originariamente del Siglo XI, el Castell del Port.
Llegamos hacia la loma que se encuentra frente al cementerio hasta adentrarnos en el bosque, caminando como si fuéramos dirección al mar, concretamente hacia la vertiente noroeste de la montaña; poco antes de llegar a la barranquera que mira hacia la zona de “La Foixarda”-aquí se encuentra la única reserva natural urbana de la ciudad, por cierto-, se encuentran una serie de rocas megalíticas donde concretamente en una de ellas, hay como una especie altar que tiene en su centro a modo de receptáculo circular, una gran cazoleta o inscultura presumiblemente de carácter cultual y/o ritual (para rituales de libación o sacrificiales seguramente, muy comunes en la Civilización Megalítica del Neolítico); es precisamente aquí donde según la leyenda Hércules fundó la ciudad de Barcelona efectuando el correspondiente rito sacrificial: estamos ante el “Altar de Hércules”, otro de los grandes lugares de poder de Barcino y por supuesto también de la Hermandad Totalitaria. El Mons Iovis (Montjuic) y el Podium Aquilae (Tibidabo), son nuestros dos grandes centros sagrados y procesionales por excelencia, sobre todo por el simbolismo claramente áureo y solar que encierran ambas montañas sagradas dentro de la gran urbe barcelonesa.
Fue en este lugar sagrado donde decidimos finalizar de forma ritual la ruta a la vez iniciática y místico-patriótica, ante el Altar Solar que precisamente está orientado hacia el Norte Hiperbóreo -¡¡¡Septentrionis Lux!!!-, nuestra Patria Ancestral de la Edad de Oro y de la Tradición Primordial; “no desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber” decía J.R.R Tolkien… Pese a que los Ciclos se sucedan en un orden cada vez más decreciente y disolutorio -involución pues, y no “progreso”- desde el punto de vista espiritual, la Tradición nunca desaparece, ni siquiera en la Edad Más Oscura (Kali Yuga) en cuya fase final ya nos encontramos; siempre habrán minorías que portarán la llama en medio de la oscuridad general. Tal como leemos en un estudio del tradicionalista francés Jean-Pierre Schnetzler:
“Cuando los ritos enseñados en los textos tradicionales estén a punto de desaparecer, y el término de la Edad Sombría esté próximo, una parte del Ser Divino existente por su propia naturaleza espiritual según el carácter del Principio, que es el Comienzo y el Fin, descenderá sobre la Tierra… y dará nacimiento a una raza que seguirá las leyes de la Edad Primordial”.
Y ese tiempo “próximo” del que habla el citado autor francés, quizá esté más cercano de lo que pensemos, aunque sólo unos cuantos seamos conscientes de ello…
Al caer el sol nos dirigimos, saltando todas las imposiciones y confinamientos municipales, a una población vecina donde se ofició Santa Misa por el alma de José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, con patriótica homilía y 5 rosas en el altar para la Ofrenda. La auténtica Santa Madre Iglesia, más fiel a la Tradición sigue recordando a estos dos ilustres hijos de la Cristiandad.
FUERZA HONOR Y TRADICION
Joan Montcau

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate