EL DICCIONARIO DE LOS MALDITOS. JOAQUIN BOCHACA

La gran Cruzada de las Democracias conllevó la redefinición ideológica que, al cabo de medio siglo, ha culminado con la eclosión del nuevo Credo en el que se expresa todo lo que es políticamente correcto. Y como hoy todo es Política, resulta que el nuevo Dogma del Sistema y su corolario, el Mundialismo, ha debido generar, por un lógico encadenamiento, una especie de Índice de réprobos malpensantes que son, o han sido, objeto de persecución bajo las más diversas formas, que van desde el ostracismo hasta el asesinato legal.

El número y calidad de las personas que han incurrido en el merecido anatema de los inquisidores del Sistema es realmente impresionante. En esta obra encontraremos personas de orígenes culturales, intelectuales, sociales, económicos e ideológicos tan dispares como el noruego Knut Hamsun, los suecos Conde Bernadotte y Sven Hedin, los rusos Andrej Sakharov, Alexander Soljenitsyn y Viktor Kravchenko, los británicos A. K. Chesterton, Sir Basil Liddell-Hart, Lord Arthur Ponsonby o Houston Stewart Chamberlain; los judíos J. G. Burg, Moses Menuhin, Daniel Cohn-Bendit (Dani “El Rojo”), Dommergue Polaco de Menasce, Norman Finkelstein, etc.; el negro Louis Farrakhan; los norteamericanos Walt Disney, Ezra Pound, Charles Lindbergh, Mc Carthy, Pat Buchanan, Eugen K. Bird, De Zayas, Arthur Butz o David Duke; los franceses Gustave Le Bon, Conde de Gobineau, Alfonse de Chateaubriant, Charles Maurras, Roger Garaudy, Robert Faurisson, Robert Brasillach, Benoist-Mechin, Abel Bonnard, Louis Ferdinand Celine y Maurice Bardeche; alemanes como la cantante Elisabeth Schwarzkopf, el escultor Arno Breker, el científico Irenäus Eibl-Eibesfeldt, el compositor Richard Wagner, los militares Joachin Peiper y Lothar Rendulic; el suizo Jürgen Graf; los italianos Julius Evola y Carlo Mattogno, los argentinos Norberto Ceresole y Walter Beveraggi Allende; el mexicano Salvador Borrego; el brasileño S. E. Castan; el español Arcadio Espada, el húngaro Lajos Marchalsko; el holandés Anton Mussert; el marroquí Ahmed Rami y el árabe Zuhdi Al-Fatih. etc.

Personajes que a simple vista podrían aparecer heterogéneos y distantes. Pero unidos en su denuncia, cuando menos en algún momento, del dogma imperante, heterodoxos del pensamiento único, rebeldes del mundialismo, muchos de ellos apartados por el Sistema lejos de lo “políticamente correcto” y por tanto lanzados a las sombras, fuera de la ley y fuera de la “humanidad”.

ALFRED HORN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate