Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Parece que a pesar de los desaforados esfuerzos de la servidumbre progre y de los secuestradores de la verdadera Memoria Histórica, la dictadura no se limita a nuestro famoso gallego, ni tampoco al Fascio. Se puede decir que dictadura es toda forma de gobierno de una forma o de otra. Esto es lo que me he propuesto exponer aquí y os advierto que igual se alarga…

La dictadura que erróneamente llaman democracia es la que sufrimos a día de hoy. Es la dictadura de una oligarquía plutócrata que somete a la sociedad mediante la especulación y el vasallaje al dios dinero. Las grandes empresas como los medios de comunicación, información y difusión están en manos de esta minoría que se enriquece a base de dirigir según sus intereses a millones de individuos, e incluso superando a estas oligarquías nacionales hay un grupo dominante a nivel global e internacional. Somos todos esclavos, necesitamos dejarnos los codos estudiando y la espalda trabajando para poder conseguir un dinero que cada vez mengua más rápidamente para comprar un pan cada vez más caro, pero lo suficientemente barato para que no haya una revuelta. Pagas para todo, para comprar la condición de humano, una casa, un trabajo, unos estudios, una cama, para no vivir como un animal arrebujado en un portal o bajo un árbol sin dinero, sin futuro. Este es el nuevo capitalismo, híbrido entre keynesianismo y anarcocapitalismo y sí, da mucho asco.

La otra cara de la misma, decadente y olorosa mentira es la del comunismo. La dictadura del proletariado, de los infravalorados, los explotados, los oprimidos. La reacción de la base que la oligarquía capitalista crea forzosamente por sus excesos insanos. Una dictadura basada igualmente en el dinero con el agravante del odio de clase. Escéptica respecto a la plusvalía capitalista y los plutócratas, pero que sin embargo crea igualmente una oligarquía, encima incapaz. Dogmática, mentirosa y colectivizadora, es la dictadura de la revancha, dentro de una lucha de clases ficticia, de aquellos que bajo las obscenas posaderas de los millonarios sólo han cosechado odio y miseria. ¿Cómo va a dirigir el músculo al cerebro? ¿Cómo un soviet de campesinos va a sacar provecho de un campo cuando lo que han hecho toda la vida es ararlo? La paradoja del comunismo es que pretende liberarse de una clase opresora creando otra clase opresora pero encima desconocedora del cómo hacer funcionar debidamente el aparato económico. Esta dictadura no aporta ni soluciones, ni mejoras, sólo un intento fútil de legitimar el odio.

¿Y qué hay de nuestra dictadura? Nosotros renegamos de ambas formas de gobierno por ser materialistas y paradójicas; ilógicas. Nuestra dictadura es espiritual. El pueblo precisa de una conciencia de identidad, de orgullo patrio hacia sus costumbres y su Historia y por eso debemos darlo a conocer eliminando factores extranjerizantes o liberales. Partimos de que la sociedad precisa de una unión mediante lo espiritual (no mediante el dinero ni por odio) que asegure la convivencia y el esfuerzo armonioso hacia la grandeza común.

Mi ideología, porque soy fascista y romántico, se construye desde el amor a mi pueblo y su cultura, a mi familia y a mi hogar. Igualmente, mi ideología se vertebra sobre la cultura primero, sobre la política después y por último sobre la economía. El bienestar social vertebra toda nuestra cosmovisión.
La dictadura fascista es meritocrática, el honor, el coraje y la bondad de una persona la capacitan ante los demás, igual que nuestros antepasados tribales. Es un sistema por tanto aristocrático entendido en el sentido original de gobierno de los mejores. La economía, como resultado de esta mentalidad, debe ser corporativa y vigilada por el Estado. Porque superada la ficción de la lucha de clases, obreros y empresarios deben sentarse en la misma mesa como músculos y cerebro de la economía nacional como corporaciones según áreas de trabajo.

Quizá la dictadura más justa sea la ácrata después de todo. El más fuerte y el más listo dominará a los débiles desvalidos sin leyes que los protejan y sin justicia social en el más dramático y natural salvajismo. El primate más fuerte conseguirá a la hembra más atrayente mientras que el más avispado podrá alimentarse sin problemas con ingenio. A Mowgli le fue bien ¿no?

Al final, de todas formas se controlan los medios y las opinión pública en un afán constante de crear una superestructura, como decía el comunista Gramsci, para asegurar el apoyo de la infraestructura. Entiéndase por superestructura el conjunto de ideas, creencias y doctrinas de una sociedad, y por infraestructura, los individuos que conforman esa sociedad. De todas formas se discrimina a una parte de la población; los pobres ,los ricos, los mediocres, los débiles… Lo que está claro es que la antigua democracia ateniense más se parece al Fascio que a cualquier otra dictadura, por ser el poder el pueblo a través de los mejores. Los fascistas somos una extraña mezcla entre Pericles y Licurgo parece ser…

Como despedida diré que la verdad es subjetiva, el nacionalismo es espiritual, la economía un medio y no un fin, la cultura es necesaria y primordial, la ignorancia es felicidad y por tanto la felicidad es simple, las dictaduras son deterministas, y la armonía social total son los padres. Otro día hablaremos de las dictaduras sincréticas sin ideología, de militares y demás…

ARDITI

 

arditi13

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate