DIFUNTOS

tenorio

Está todo el mundo loco con la fiebre de Halloween.
Hace unos años aquí nadie había oído hablar de la puñetera fiestecita, pero ahora… ahora resulta que el rollo del truco o trato lo tenemos hasta en la sopa.
En cuanto las grandes superficies han visto el filón que podían sacar con los disfraces, las chuches y toda esa tontuna, se han encargado de meternos esta fiesta con calzador. Y como en España todo lo que sea fiesta se convierte en cita ineludible, pues para qué queremos más.

Claro que uno se puede negar a celebrar Halloween y pasar la noche de difuntos como se ha hecho aquí toda la vida, este es un país libre (por favor, nótese la ironía). Pero si hay niños en casa, eso se convierte en misión imposible.
Los pequeños llevan un mes viendo publicidad de Halloween en todas partes, desde la tele hasta el supermercado (Mercadona el primero, con lo españolísimo que se supone que es). Por no hablar del colegio, donde directamente se celebra más que la Navidad.
Por mucho que uno intente enseñar a los niños que nosotros el 31 de Octubre celebramos la Noche de Difuntos, que esa noche es la noche en que el mundo de los muertos está más cerca del nuestro y que para nosotros es una noche de recuerdo y respeto, los niños sólo piensan en disfraces y caramelos.

Nuestra noche de difuntos no es nada comercial, así que el mundo moderno ha decidido sustituirla. Ya no se lleva poner lamparitas en la ventana, ni comer castañas y enterrar unas poquitas para los difuntos. No se lleva el Tenorio, ni “El monte de las ánimas”. No se lleva recordar a los que ya no están esa noche, que es la que les dan de “permiso” allá donde estén para darse un paseo entre los vivos. La noche de difuntos, los Finaos, el Ritual de las Ánimas, … todo eso ha dejado de ser productivo para nuestros nuevos amos, y si no ganan con ello, tiene que desaparecer.

A pesar de todo, será mejor seguir poniendo una vela en la ventana el 31 de Octubre. Porque como los difuntos no encuentren el camino de vuelta a su mundo y se queden en este, se de unos cuantos muertos que podrían liarla pardísima en cuanto vieran cómo está el panorama.

Ana Pavón

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate