DISCRIMINACIÓN POSITIVA

Dícese del acto de cometer una injusticia a sabiendas en beneficio de un bien superior descrito previamente con el objetivo de reparar situaciones declaradas injustas.
(Sui generis)
La RAE dice otra cosa que me ahorro por no abochornarles.
Hace meses que me retiré de los debates acerca del asuntillo que ocupa todas las televisiones desde un par de años atrás.
Y lo hice precisamente por no tener que escribir dando rodeos absurdos a las situaciones y a las palabras.
Si vuelvo hoy lo hago en nombre de la libertad, seriamente amenazada. De la mía propia, que nunca me erigiré en paladín de nadie más que de mí mismo y menos abanderando una palabra tan desacreditada y prostituida por manoseada. Escribo por mi libertad, que es la que está en entredicho, y punto.
Que cada perro se lama su polla.

Hace pocos días hablaba con uno de mis mejores amigos que recientemente (otro más, ¿y cuántos van?) ha sufrido un infarto. Un chaval de mi edad pero de éstos que se cuidan tanto que incluso aparenta un par de años menos que yo. “A ti te vacunará la Guardia Civil” me decía, y seguramente lleva razón.
A principios de los 70 llegó desde el frío un adolescente que iba a revolucionar el mundo del tenis: Björn Borg.
Poco estiloso para los cánones de la época pero portento físico, un “frontón” que ganó todo aquello que se propuso.
Su larga melena naturalmente rubia se convirtió en icono juvenil y lógicamente sus agentes firmaron contratos publicitarios con cualquiera que pusiera los patitos suficientes sobre la mesa.
No diré que pasara porque no pasó, pero si en aquella época el sueco hubiera anunciado: “¿el secreto de mi pelo?, el champú Camomila”, millones de personas habrían enjuagado sus cabezas con aquella fórmula mágica.
Igual 3 años despues (y siguiendo con la ucronía) quedaban todos calvos, pero oigan: con echar la culpa a la genética, asunto arreglado.

En toda mi vida -y este mes haré 60 palos- había visto una campaña de marketing tan machacona como la de las vaqunas salvadoras, sin meritaje conocido el producto se está vendiendo de cine con el aval unánime de tirios y troyanos.
A pesar de ello “The World Is Not Enough” y aquellos sujetos reacios a comprar un traje sin probárselo, estamos siendo insultados, ridiculizados y hasta criminalizados por los Medios de Comunicación.
Sometidos a una presión social y de persecución pública sin precedentes en ninguna dictadura, no descarten que en un futuro próximo circulen listados con los nombres de los apestados, o incluso pinten los zaguanes de sus viviendas para que las identifique a su paso el Ángel Exterminador azuzado por la cólera de Díos.

Ya se le da voz y titulares a políticos y científicos que abogan por no atender en nuestro Servicio Público de Sanidad de entre los enfermos a aquellos que no hayan recibido los pinchazos reglamentarios y reglamentados.
Hablando de ciencia… si el término se describe como “conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente”, la vaquna famosa quedaría excluida ipso facto de la definición, y mucho más cerca de la fe en chamanerías, supercherías o actos de fanatismo religioso que de cualquier experimento testado en individuos y plazos.

Tiene su aquél que el epicentro de la Sexta Ola sea Europa, justo allí donde se concentran más personas con la “dosis completa” por metro cuadrado de todo el planeta.
Hace apenas un mes el gobierno de Austria, con el aumento desproporcionado de la incidencia, amenazó con el confinamiento de los “no vaqunados”. Finalmente confinó a toda la población y uno se pregunta: ¿por qué?.
Es sencillo: si encierro un mes a los “díscolos” y aun así aumentan las hospitalizaciones, la culpa ya no es de éstos sino nuestra.

Voy a hacerme unas preguntas para tontos:
¿Qué sentido tiene vaqunarse si puedes enfermar, ser transmitido o transmisor del bicho exáctamente igual que un no vaqunado?.
¿Por qué no se ha profundizado e invertido en tratamientos para la nueva enfermedad (que en definitiva se presenta en patologías sobradamente conocidas) y en cambio todo se ha fiado a la eficacia de productos sin testar?.
¿Cuál es el índice de mortandad real en este año que termina en porcentaje mundial y su estadística comparativa con la gripe común?.
¿Cuál es el promedio real de pacientes ingresados en UCIs atendiendo al porcentaje documentado entre vacunados y no vacunados?.
Si un servidor es tan peligroso para el tipo que viaja a mi lado en el metro tanto como él para mí, ¿por qué y en nombre de qué religión se me pretende excluir de todos mis derechos fundamentales?.
Y por ir terminando, dos años despues del “apocalipsis”… ¿qué hace la peña enmascarillada, además del ridículo?.

En fin, que hay una nueva variante asesina, no se me pongan nerviosos: no será la última.
Para los que disfrutan de vivir jiñaos: palomitas y El Exorcista, Tatum O’neal se sale.
Para los demás: la Discriminación “positiva” no existe.
Es discrimación a secas, aunque ejercida desde el poder para los que no comulgan con sus dictados.

Cortaros un poco tronkos, no somos negacionistas pero tampoco gilipollas.
Un respetito, hombre.

LARREA  NOV/2021

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate