Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

DOLOR DE GARGANTA

Los políticos son como la irritación de garganta otoñal, cuando empieza no acaba. Y nos pasamos así todo el invierno, gastando un fortunón en medicamentos que no hacen casi nada. ¡Cómo el erario público dilapidado en las paridas democráticas, que coincidencia! Porque es que no sólo los españoles podemos fardar de corrupción, es que todo el mundo está igual. Joder, esto pasa por ir por casa sin camiseta en Octubre, seguro.

Total, que aquí estamos, a mitad otoño sin vistas a mejorar con el dolorcillo. Bueno, el tema es que mi tío, cada vez que lo visito, está viendo La Secta o 13TV. Cuando no, está leyendo periódicos en internet (todos menos el nuestro, a pesar de que se lo dejo abierto en el ordenador). La verdad es que todo el mundo está obsesionado con los políticos (que no con la política, de eso no tienen n idea), como un insistente y cansino picorcillo de garganta que de vez en cuando lleva a algún gargajo desagradable. Porque cuando no es Hillary, es Trump, cuando no, el coletas ese de apariencia enfermiza o su novio el muerdealmohadas miope. Si no, es algún vasallo del PSOE-Titanic, haciendo el cafre. Si no, la bruja con escoba madrileña, o su hermanito, el engendro Ado de Barcelona. ¿Elecciones? ¿No elecciones? Sí, no, sí no… ¿me quiere o no me quiere? Pues ya no te adjunto, ¿Puton, Al Asad, USAmos inocentes, o kebabs turcos? ¿Estado Islámico o Inteligencia Artificial? ¡Huel-ga, huel-ga, huel-ga! Y un largo etcétera de chuminadas.

Estoy aburrido de todo esto la verdad. A mí en la tele me gusta ver series y pelis entretenidas, total en el descanso del curro ya despotrico a placer con los colegas sobre lo mal que me trata el sistema. Oye, ¿y no ganará la banca, como siempre, y perderemos nosotros? Quita, quita, de lo malo es lo menos malo.

Siempre entrando en discusiones estériles sobre la peluca de Trump, las manos ensangrentadas de Hillary, lo gracioso que me parece el Iceta, etc… Y así estaremos durante todo el otoño del sentido común, que a saber cuánto dura. Mientras no me toquen mis series y me dejen dormir no tendremos problemas. A mí que me dejen descansar que estoy todo el día para ganar una miseria que encima sirve para financiar a los mismos desgraciados de los que me quejo. ¡Mariiiiiiii, tráeme una birra y el medicamento que me duele la garganta otra vez y ya me he puesto cómodo!

En fin, ya pasará el dolorcillo ¿no? Yo ya no puedo hacer más… ¿o sí? La culpa es de los fascistas esos… ¿pero quién es fascista? ¡Y yo que sé, todos menos mis coleguillas y yo!

¿Pero fascista, nazi, patriota, socialpatriota, identitario, nacional-identitario, nacional-revolucionario, ultra, falangista,extremo derecho, ambiguo, unicornio rosa, alternativo, radical, casual, skinjed, ocultista, ilusionista, escapista o carterista? Que lío, que lío.

La política, los políticos y el sistema en general, son síntomas de enfermedades derivadas, como una matriuska. Todo el mundo está contagiado en menor o mayor medida como el dolor de garganta en este tiempo desquiciado. Sin embargo, a pesar de las críticas y quejas habituales de bar, grupos de amigotes, de la tertulia del cafetito, de los iluminados, los gurús y las células twitteras, seguimos igual. Resfriadillos. Pero ni molesta ese dolorcillo lo suficiente para preocuparse, ya pasará, ni tampoco es inexistente, por lo que andamos jodidos. Esta es la comedia del ciudadano de a pie.

ARDITI

 

arditi10

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate