DOS MILLONES DE ABORTOS

El Tribunal Constitucional se toma las cosas con infinita parsimonia, sus sentencias suelen llegar tarde, mal o nunca.

Un grupo de diputados presentó ante el TC en 2010 un recurso contra la ley del aborto libre aprobada por el Gobierno del PSOE. Aquella ley, todavía en vigor, permitía el exterminio del ser humano concebido durante las primeras 14 semanas de vida.

10 años llevamos esperando a que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre este recurso. Y entre tanto han sido exterminados en España no menos de dos millones trescientos mil embriones humanos. Tres veces la población total de Valencia.

Y nos atrevemos a hablar de invierno demográfico.

Dos millones trescientos mil seres humanos. Toda la población de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona juntas suma dos millones de personas. Desde 1985, fecha de aprobación de la ley del aborto, hemos perdido más personas que todas las que viven en esas capitales.

Y hacemos aspavientos cuando escuchamos lo de la España vaciada.

¿Vaciada?

No, hombre, no. ¡Esto es la España asesinada!

Y el Tribunal Constitucional calladito ante un recurso que podría poner fin a este genocidio. Nadie protesta ni evalúa las consecuencias de estos años de barra libre del aborto en España, luego nos dicen que no hay natalidad suficiente para reponer el número de decesos y hay que importar inmigrantes con natalidad disparada.

Estamos exterminando seres humanos a una velocidad que no imaginan ni los  holocausteños, esta práctica criminal está destruyendo el futuro de España.

Recordemos  que el primer presidente argelino, Houari Boumedian,  en el año 1974 dijo “Lograremos la victoria gracias a los úteros de nuestras mujeres…” Un puto etarra dijo una vez que no entendía para qué coño luchaban si el País Vasco envejecía por falta de natalidad.

Pensemos que Europa no tiene sentido ni futuro si la natalidad corre a cargo de personas ajenas a nuestros valores culturales y cuyos ascendientes son de otras latitudes.

Dos millones de abortos, se dice rápido…

Signo de la degeneración moral, anímica, espiritual, carente de valores que domina el pensamiento eruopedo contemoráneo.

EL CENIZO

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate