DRESDE Y LA MEMORIA

 

No hubo Juicios de Nuremberg para los criminales que bombardearon Dresde.
Los sanedrines de Hollywood no patrocinan publirreportajes ni empalagosas Listas de Spielberg sobre los miles de civiles abrasados en Dresde por los bombardeos de fósforo de la RAF.
Las alcahuetas, cifuentes, rabizas y colipoterras del sionismo no organizan Exposiciones del Canal ni delirantes parques temáticos de visita obligada para recordar Dresde.
Nadie inventa falsos diarios sobre ninguno de los niños asesinados en Dresde.
No se escriben lacrimógenas fábulas sobre los pijamas, de rayas o de cuadros, de los civiles masacrados en Dresde.
Los muertos de Dresde no son recordados por los inquisidores del Pensamiento Único. Los progresistas de porro, sueldazo, ladillas y coche oficial no se acuerdan de Dresde. Tampoco los relamidos liberales que admiran, en su cursilería gazmoña, al W.C. más hediondo del siglo XX: Winston Churchill, el criminal alcohólico que ordenó bombardear salvajemente Dresde.
Los telediarios de las diversas cadenas del váter políticamente correcto están muy ocupados felicitando el año nuevo chino, templando gaitas separatistas o maquillando al islamismo como para dedicar unos minutos al mayor crimen de guerra sobre suelo europeo.

No importa.
Porque los muertos de Dresde, como los de Hamburgo, Berlín o Hiroshima no son coartadas de farisaicas memorias histéricas, de rentables holocuentos ni de victimismos subvencionados.
Los muertos de Dresde no necesitan lágrimas de cocodrilo progresista ni aspavientos de rabinos falaces, de periodistas al dictado o de políticos analfabetos –valgan todas las redundancias-.
Los muertos de Dresde sólo son recordados desde la insolencia disidente de los que no pasamos por el aro del Gran Hermano.
Los muertos de Dresde son el acicate para que no olvidemos nunca la verdadera catadura moral de nuestros enemigos.
Los muertos de Dresde son cuentas pendientes en el compromiso revolucionario de los últimos hombres libres de Europa.

J.L. Antonaya

Be Sociable, Share!

    1 thought on “DRESDE Y LA MEMORIA

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies