DUM DUM PACHECO, UNO DI NOI

dum

 

León Degrelle siempre decía que no hay mayor eficacia a la hora de organizar un grupo político que adjudicar a cada miembro del colectivo una tarea a su altura. Ergo, cada camarada debe asumir el rol para el que esté capacitado y entregarse a él. Es de sentido común pero sin embargo en las más de las ocasiones nos encontramos con gente que no está a la altura de las metas propuestas y así nos va.
Recuerdo a Dum Dum, se le podía ver en los 20-N, a los que acudía de manera anónima, y cuando era reconocido entre la multitud se mostraba como era, un hombre sencillo y próximo.

Siendo Pepe de las Heras el Secretario de Organización de Fuerza Nueva (poco tiempo antes de convertirse en el primer y único Presidente del Frente de la Juventud), organizó una serie de bolos solidarios -aunque con un evidente trasfondo político- con la finalidad de recaudar fondos para ayudar a las familias de policías y guardias civiles víctimas del terrorismo (aún no se habían impulsado desde el gobierno las asociaciones que existen actualmente y que precisamente se crearon para sustraer a las víctimas de la “perversa influencia de la extrema derecha”).

De las Heras, astutamente, se movió entre actores, cantantes y deportistas, con la intención de desbloquear la imagen que desde los medios de comunicación se transmitía de Fuerza Nueva a la sociedad.
Uno de los primeros que se brindó entusiastamente a colaborar fue Dum-Dum.
Las actrices Florinda Chico y Rafaela Aparicio, el rocker Bruno Lomas y pocos más, tuvieron los suficientes arrestos para sumar su nombre a esta iniciativa.

30 años después, desde EC, nuestro reconocimiento y gratitud.

LARREA    JUL/2015

 


Gala de Fuerza Nueva por los familiares de víctimas del terrorismo

http://elpais.com/diario/1977/12/20/espana/251420414_850215.html

 


 

No fue fácil la juventud de José Luis Pacheco. Hijo de una familia humilde, hacinados en las corralas del Madrid castizo, condenados a no tener futuro cayó pronto en la delincuencia juvenil: «Nos llamábamos Los ojos negros, porque todos teníamos los ojos grandes y oscuros. Éramos los dueños de Madrid, una especie de mafia juvenil. Si no hacían lo que queríamos, armábamos tres broncas y a hacer puñetas la discoteca. Gracias a nosotros, Camilo Sesto empezó a actuar en un local de Usera, con su primer grupo, Los Dalton. Caímos presos casi todos, por cambiar las cosas de sitio. Cogíamos coches, motos, la Montesa, la Bultaco». «Entré con 16 años, con una pena de seis meses, pero estuve tres años por mala conducta. Conocí a El Lute, a Jesús Gil, a Antonio Gades… Siempre he sido muy echaopalante; o pasas por el aro o te enfrentas. Estuve cuatro meses en una celda de castigo: dos metros de largo por 1,5 de ancho, en un sótano incomunicado, una mazmorra. Sólo había un catecismo y cucarachas». «Aprendí a rezar. Jugaba al triángulo con migas de pan con las cucarachas. En verano te dejaban un cubo de agua para todo el día. Caían dentro los chinches. Como no había luz, metías el hocico para beber agua y sentías a los chinches en la garganta. Te los tragabas». «Era obligatorio estar de pie. Cuando entraban y me encontraban sentado, se liaban a palos con una porra hasta dejarme sin conocimiento».

Sin embargo pronto le llegó la redención y se alistó al Tercio de la Legión de Ceuta, el Duque de Alba: «Me fui voluntario. Siempre he sido aventurero, amante del riesgo; siempre he estado cerca del peligro. Estuve a punto de irme de mercenario, al Congo, o a Mozambique, no me acuerdo». «Me hicieron legionario de honor. Llevo siempre el emblema de la Legión, para mí está por encima de todo. Allí empecé a leer mucho. La gente hablaba todo el rato de Franco y me empecé a identificar con él. Entonces sólo tenía tres ídolos: Hernán Cortés, Franco y Elvis Presley». «¡Me encanta llevar la bandera de España. Si por mi fuera la llevaría hasta el día de la muerte. Soy patriota de los pies a la cabeza!».

Comienza de boxeador amateur para dar muy pronto el salto a una larga y exitosa carrera de boxeador profesional jalonada de éxitos (74 victorias, 51 por KO junto a 22 derrotas) y caracterizada por la dureza de sus golpes. «Cincuenta boxeadores se retiraron después de pelear conmigo. A Toni Ortiz le tiré en el tercero y le rompí la mandíbula por siete sitios. Le quitaron la licencia». «He ganado más dinero que campeones del mundo. En Bilbao me dieron un millón y medio de pesetas por una pelea sin título. Los promotores decían ‘hay que darle lo que pida, que sale barato’, porque sabían que yo nunca me quejaba y aceptaba pegarme con todos». «El apodo me lo puso Julio César Iglesias, en mi primera pelea como profesional. Dum Dum era el nombre de las balas estriadas que te penetran y cuando salen te rompen. Yo siempre ganaba por K.O. Ya me pagaban siendo amateur. En Bilbao no me tenían manía por llevar la bandera española en el calzón sino porque les daba a todos mis rivales unas palizas que les dejaba lisiaos».

Sólo un accidente de tráfico truncó su carrera: «Estaba separado y venía de ver a mi hijo en Aguadulce. Era el verano de 1982. Me comí las elecciones en el hospital. Era joven, bebía y me gustaba mucho correr. En una curva choqué de frente con un camión. Entré en coma nada más darme el golpe. Tengo 30 clavos y cuatro placas. Me dieron por muerto».

Dum Dum Pacheco: boxeador de gran violencia, patriota, legionario y vividor. Todo un ejemplo de lo políticamente incorrecto.
*artículo cortesía del CBPU-Castellón, tomado del blog, Club de Boxeo Paulino Uzcundun de Sevilla.

 


 

 


 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate