EDUCACIÓN OFRECE CURSOS DE DEFENSA PERSONAL PARA DOCENTES Y AUXILIARES

Así están las cosas. En Murcia, los maestros recibiendo clases de defensa personal. En 1995 estrenaron la película Mentes peligrosas, protagonizada por Michelle Pfeiffer, donde la actriz interpretaba a una licenciada de la Marina estadounidense, que comienza a trabajar como profesora en un instituto y se ha de enfrentar a una situación degradada de violencia e indisciplina, recurriendo a su formación militar. En aquel momento nos parecía, vista desde España, simplemente una fantasía, una exageración teatral para lucimiento de la Pfeiffer. Pues algo debía haber de verdad puesto que España, que va a remolque de los Estados Unidos para todo, y especialmente para lo malo, ya ha llegado a ese punto.

El debate sobre las armas que se ha desatado a raíz de las recientes declaraciones de Vox se sitúa en terreno próximo a esta realidad de degradación disciplinaria en las aulas. Es natural que el profesorado sienta miedo y lógico que aspire a estar protegido. Lo que no está tan claro es que para garantizar la defensa de los educadores la mejor opción sea adiestrarlos como policías o miembros de operaciones especiales.

Naturalmente este desastre tiene un trasfondo y una raíz ideológica y se arrastra desde Mayo del 68. Rotos los principios de jerarquía y de autoridad, esto es su consecuencia natural. Personalmente no quisiera que a esta ensalada podrida se añadiera, encima, el vinagre de una liberalización de las armas. Porque tendríamos entonces ineludiblemente matanzas como las que periódicamente se producen en centros educativos de EEUU. Para mí es tan evidente que me produce perplejidad que haya quien defienda la derogación de la legislación actual en la materia para acercarla al modelo yanqui.

En España cargarte a un tío sale barato. La candidata a alcaldesa que instigó y ayudó al novio para matar a otro, con una escopeta del padre, salió de la cárcel a los cuatro días. No quiero ni pensar lo que sería, con armas circulando como si fueran cromos, la de crímenes “pasionales”, “de arrebato”, “de perturbados”… Sin miedo al castigo, sin pena de muerte… Y con la generación más tarada de la historia, zagalones irresponsables e inmaduros alimentados intelectualmente por videojuegos de zombis, sin creencias religiosas, sin referentes morales,…

Yo empezaría por restaurar el orden tradicional de las cosas, la disciplina en las aulas, el respeto a las leyes comenzando por el castigo ejemplar de los poderosos que delincan, devolver a los jóvenes los grandes ideales de servicio, de sacrificio, de trabajo, de compromiso con la sociedad y con la patria; reimplantaría el servicio militar, para que hubiera un aprendizaje correcto y responsable del uso de las armas (cómo, cuándo y para qué deben emplearse) y sólo después de ello, consideraría la posibilidad de “armar al pueblo”. Hoy por hoy, estoy en contra.

F.A.


 

Educación ofrece cursos de defensa personal para docentes y auxiliares

https://www.laverdad.es/murcia/educacion-ofrece-cursos-20190323005451-ntvo.html

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate