EL ANTIFASCISMO COMO PRETEXTO

Habréis oído que las milicias tanto socialistas como comunistas se montaron en España para proteger a los trabajadores, a la República y a los miembros de los partidos de izquierdas del fascismo, pues éste, nos han dicho también, era la gran amenaza en la España de entonces, y claro, los republicanos no tenían más remedio que defenderse de alguna forma.

Hasta ahí el mito. La realidad la descubrimos en los propios documentos internos de la Comintern y del PCE, los cuales demuestran el filobolchevismo del PSOE, UGT y FJS ya a partir de 1933.

Las milicias y juventudes socialistas y las de la CNT fueron la cabeza de lanza de la insurrección armada contra el Estado en octubre de 1934, a las que se unieron las del PCE en el último momento tras el permiso de sus jefes en Moscú. Después, dichas milicias siguieron planificando la siguiente y, a partir de febrero de 1936, se quitaron la careta por completo.

He ahí el informe de la “delegación española” del PCE elaborado para el Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista en Moscú en agosto de 1934 donde, “después de amplia discusión”, se lee textualmente:

“Métodos que hay que seguir….   d) organizar centurias o milicias obreras y campesinas, encubriéndolas con el pretexto de que tenemos que defendernos del fascismo….debemos procurar no decir desde el primer momento que organizamos las milicias para la toma del poder.  Hay que tener en cuenta el ejemplo de los bolcheviques cuando el golpe de Korniloff.”

Los documentos, de nuevo, hablan por sí solos.

G. M. 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate