EL GRADUADO

Baja macho el Ebro anegando cultivos y villorrios. Y granjas, donde los lechones flotan a duras penas como patitos de goma.

Y ante el tsunami fluvial, tiemblan también los consistorios de las grandes urbes pensando en imbornales y alcantarillas estreñidas por la acumulación de documentos curriculares expedidos en el “Todo a 100”, vertidos de naja y a caraperro por sus ilegítimos propietarios que hasta ayer los lucían como abalorio de mediocres crecidos.
Y es que no hay acequia con tragaderas suficientes como para digerir tanta deserción del arado.

Y… ¿pa qué tanto aliño?, si en cuanto abren la boca el pocito les delata.
La actual alitosis curricular, pandemia de próceres de cualquier color, nos hubiera privado de la memorable escena de Hoffman y Bancroft.
No nos la hubiéramos creído.

LARREA     AB/2018

¡Otro caso de titulitis! cuando Ada Colau se presentaba como abogada, y no tenía estudios

¡Otro caso de titulitis! cuando Ada Colau se presentaba como abogada, y no tenía estudios (vídeo)

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies