EL GRAN PRIVILEGIO

Tenemos el enorme privilegio de asistir a la disolución, a la desintegración, de una sociedad enferma y mediocre en completa decadencia.

Baste como ejemplo lo que por estas horas ocurre en la Argentina. O de  cualquier otra nación.

Es, son, un estado generalizado de desorden, anomia, degradación del Estado, con un  gobierno más preocupado en Hacienda y Agenda que en nosotros, sin autoridades competentes con valor, con un periodismo mercenarizado, con una altísimo nivel de descomposición social, y un creciente estado de violencia que augura peores momentos.

Pero no sé trata de un fenómeno exclusivo de un país y no se trata sólo de otra crisis económico/financiera.
De eso “opinan” los entendidos. Economistas, políticos, sociólogos, etc… todos a sueldo de los oligarcas.

A estas horas la sociedad española se debate en interminables y estériles  discusiones.

Economistas, políticos, sociólogos, periodistas, la gente común, solo hablan de DINERO… economía, comercio, déficit, deuda… Dinero, dinero y más dinero.

Sólo dinero.

Todos ellos, y la inmensa mayoría de la población, no ven más allá de aspectos materiales para tratar de entender lo que está pasando.

En la mayor parte del mundo es igual.

Claro… En España, cadáver del Régimen del 78 montado el la tana del turbocapitalismo, parece estar llegando al final de un estado terminal de un país que fue 8° potencia mundial… y por eso aquí se hace mucho más evidente.

Pero… no hay país donde en mayor o menor medida, soterradamente, maquillado, el proceso de disolución no se esté manifestando, independientemente de la marcha de la economía.

No veremos lo mismo AHORA, en Rusia, o en Japón, o en Islandia.

Pero no porque no esté sembrado el germen de la destrucción (está en todas partes) sino porque para que se desencadene el proceso crítico de desintegración deben conjugarse simultáneamente diversos factores.

Y lo más importante… Porque SE PROVOCAN O SE LIBERAN DETERMINADAS FUERZAS.  Y esto, por obra y gracias de los poderes concentrados. Por el mismo Sistema.

Se las incentiva, se las activa, se les proporcionan medios y las condiciones objetivas necesarias.

El germen de la destrucción está sembrado desde hace mucho tiempo. Más que décadas. Siglos.

La mesa está servida hace muchísimo tiempo.

Pues bien.  Por cruel y despiadado que les pueda parecer, esto es lo mejor que puede ocurrir.

A quienes piensan que es terrible y doloroso que las personas no puedan llevar vidas normales, les pregunto: ¿Qué entienden por vida normal…? ¿La mierda del Mundo Moderno?

En esto sigo fielmente el pensamiento, los deseos y los presagios de Savitri Devi.  Algo que también está en conexión con  la terrible decisión de la familia GOEBBELS.

“No vale la pena vivir en un mundo donde el Nacionalsocialismo ya no exista”

En tanto que creo firmemente que los vencidos en 1945 representaron la última oportunidad, el último intento heroico por detener LA CAÍDA, y la peste del Mundo Moderno, ya no es posible hacer otra cosa en este mundo que PERMANECER EN PIE ANTE UN MUNDO EN RUINAS.

Firmes y erguidos frente a la consumación de la decadencia y agradecidos por el enorme privilegio de poder contemplar la belleza de la destrucción del Sistema Corrupto.

No hay contradicción posible. Solo la debilidad y la ignorancia llevan a posicionamientos sensibleros, sentimentales o emocionales…

Lo decadente, corrupto, malo, antinatural y contrario a las férreas Leyes Universales, el culto a la fealdad, el ejercicio sistemático de la mentira, todo eso debe caer, desaparecer y ser borrado de la historia como si jamás hubiese existido.

La belleza del momento inefable, magnífico, único de la Creación, al inicio de los tiempos,  es incomparable, pero no hubo entonces más que un Testigo.

Por voluntad de la Providencia, el apoteótico momento de la destrucción, como castigo por el desprecio del Bien, la Belleza y la Verdad, en cambio, tal vez tenga muchos privilegiados testigos.

Claro… también habrá víctimas.

La diferencia entre víctimas y testigos, coetáneos en el momento del fin, será que mientras que los primeros darán muestras de dolor y desesperación (como los mercaderes y reyes ante el incendio profético de Babilonia la Grande) los segundos, en cambio, disfrutarán el momento.

Nosotros lo llamamos Kali Yuga, vosotros un mal trago -largo ¿eh?-…pero no es más que la eterna lucha del Mal contra el Bien. Y esos joputas van ganando por goleada en un partido amañanado.

Así que o despiertas o a seguir disfrutando de #EstDemocraciaQueNosHemosDado

No tienes mucho que perder y todo por ganar.

C.A. & A.MARTÍN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate