EL HOLOCAUSTO DE BURGOS

lar10

El relato gráfico del Holocausto tuvo, tiene y tendrá, instántaneas que serían para partirse de risa si no fuera porque el fondo del asunto cambió el curso de la historia universal.

Hay gente voluntariosa dispuesta a comprar cualquier imagen sin sentir la necesidad de verificar su autenticidad aunque sea someramente. Así, pudimos ver en los años inmediatos al final de la IIWW, imágenes asociadas a los asesinatos en masa de judíos que posteriormente se comprobó que en realidad se trataba de la destrucción de Dresde por la aviación aliada (la famosa foto de soldados alemanes caminando sobre cadáveres) o fotos de crematorios reconstruídos que no se corresponden con las fotos aéreas tomadas de esos mismos campos antes de la entrada de los vencedores.

En fin, que los que dudamos de la versión oficial somos los raros y los que la abanderan como inapelable son los justos. Así llegamos a escenas de un patetismo entre cómico y penoso como el último alarde de progresismo de los abanderados de las clases pudientes en España, condenar el holocausto con una foto de un osario de Burgos.

Ejem, no sé si esta respuesta en unos dias podrá ser considerada perseguible, pero si así fuera, es como para que esta “sociedad de las libertades” se lo haga mirar.

La verdad, antes que la paz.

LARREA     JUN/2015

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate