Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL ”MESÍAS HEBRAICOWAHABÍ”

 

Hace días que, ante el peso de la evidencia y no sin antes vomitar las más peregrinas versiones, Arabia Saudita reconoció haber asesinado ”por error” a Jamal Khashoggi en uno de sus consulados en Turquía.

Como el chucho presto a oler los meos de otro cánido, Estados Unidos, por la bocaza del propio Donald Trump, raudo ha salido él y su peluca rubicunda para darle márchamo de veracidad a los embustes que vienen desde la capital Riad.

Y en ésas, como no, que aparece el tercero en discordia, la Dictadura Sionista. En concreto a través de uno de sus periódicos más rancios y con un soberbio pajote mental. Ahí va un fragmento: ”Durante medio siglo hemos orado por un líder árabe clave que acepte rubricar un importante pacto con Israel. Finalmente, ese líder ha llegado.”

Tal liderazgo, esa especie de ”Mashiaj” antiguotestamentistas es el príncipe de las ”reformas” internas, Mohammed Bin Salman, el futuro monarca de la Teocracia Wahabí, si antes no se produce alguno de los habituales complots palaciegos por esos desérticos lares.

El mismo que habría ordenado ”arrebatarle de las manos el pase de prensa” del periodista y disidente moderado. Repetimos: moderado. Poquita ”pupa mediática” hacía pues, la verdad sea dicha.

Despiezado, todavía en vida, mientras sonaba música clásica europea como homicida ”Müzak”. La realidad supera a ”Los Soprano” más pasados de vueltas. Qué macabro desenlace. No ha sido el primero. Y no será el último.

Con semejantes carniceros: ni los putos buenos días, ni relaciones bilaterales, ni sus mezquitas en nuestro suelo patrio, ni la venta inmoral de armas para masacrar a población civil en Yemen, ni esas orgiásticas francachelas en Estepona, en Marbella o donde carajo sea. Nada. Fuera. Hasta nunca.

Pero aquí, aparte de escurrir el bulto sobre lo acontencido en el país otomano, feliz como una perdiz está ”Pedro Pablo Sánchez Iglesias” departiendo amistosamente con la estofa golpista y su plomizo cotorreo sobre los falsos presos políticos y los exiliados imaginarios.

La indolente falta de cojones y de prioridades nacionales se paga. Carísimo.

HERR NEIN


(artículo en Inglés)

Why We Should Go Easy on the Saudi Crown Prince

For 50 years we’ve prayed for a key Arab leader who agrees to sign a significant pact with Israel. Such a leader has finally arrived

https://www.haaretz.com/opinion/.premium-why-we-should-go-easy-on-the-saudi-crown-prince-1.6576593

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies