EL MITO DE LA DEMOCRACIA

Aprovechando el clima electoral que nos rodea merece la pena hablar de democracia.

Hay que decir que la democracia, como muchos otros mitos, es una fe. No se basa más que en algún concepto sin ningún trasfondo, pero que sirve para conformar a una población que desde hace mucho tiempo ha sido bombardeada con la idea de que todo lo que no sea democrático no puede ser bueno.

Un ejemplo es la típica frase que dice que “la democracia es el sistema más justo”. Evidentemente si un hecho es justo no depende de que una mayoría lo decida. Lo justo es justo lo digan diez personas, mil o ninguna.

Otra frase que se repite mucho es la de que “es el sistema menos malo”. Independientemente de las pobres aspiraciones de alcanzar algo elevado que esta afirmación propugna, nos encontramos ante otra falacia. La democracia, tal y como la conocemos, nos trae crisis económicas, decadencia moral, materialismo, nihilismo… Será muchas cosas pero desde luego no el menos malo de los sistemas.

Otros dicen que hay que defenderla porque es la manera de tener libertad de expresión, aunque me suena más a libertad de mercado. Solo quien tiene dinero puede dominar los medios de comunicación y con ello la opinión pública y solo quien tiene dinero puede permitirse una campaña electoral. Creo que no hace falta decir quién lo tiene.

Podría extenderme más pero no me gusta alargarme en exceso. En cualquier caso, a servidor no se la cuelan. Me trae sin cuidado quién gane las elecciones, pues siempre hay un mismo ganador, la banca, y un mismo perdedor, España.

ALOY

 

ALOY1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate