EL PRINCIPAL ENEMIGO ERES TÚ

Por tu amor por ti mismo y por esa indulgencia propasada que mira solo por ti.
Por tu fanfarrona docilidad frente a la lisonja y la adulación.
Por tu deseo de reconocimiento.
Por tu gusto por la carrera y por la excelencia.
Por tu egoísmo, por la dudas que te suponen dividir tu pan, “cortarte un brazo”, arriesgar el calor del hogar, o poner en peligro la seguridad artificial de tu aparente estabilidad: esa seguridad de muerto viviente que no se percata de que ya no vive.
El primer enemigo eres tú.
Por el temor a desconcertar, por el miedo de ser marginado, por la baba que te sale de los labios ante la mínima posibilidad de ser acogido y reconocido por el consenso de las momias hablantes.
Con tu adhesión a todos los clichés del pensamiento débil y de la crítica cortés, de la política resbaladiza y del lenguaje banal.
Tú eres la globalización.
Tú eres el asesino de Europa y del Tercer Mundo, tú eres la renuncia.
Y más lo eres cuanto más pretendes convencerte de lo contrario; sin ahondar demasiado en el fondo ni autoexaminarte para conocer la verdad.

La oposición real no es solo política o ideológica, es sobretodo un modo de ser.

GABRIELE ADINOLFI

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate