EL PUT0 BUENISMO

El buenismo es uno de los principales factores desencadenantes del fraude institucional que padecemos en nuestros días; desde hace siglos el mundo occidental viene siendo adoctrinado con pautas de comportamiento que se presuponen esenciales para una convivencia civilizada, pero en realidad han sido diseñadas para convertir a los seres humanos en un rebaño de borregos infantilizados e inútiles.

Aquéllos que pretenden dirigir el destino de la humanidad, se han servido principalmente del buenísmo para crear un modelo social donde sólo exista un único relato oficial, basado en una falsa idea de “igualdad” y donde los propios ciudadanos se autocensuren a la hora de emitir una opinión discordante por miedo a la exclusión y al rechazo.

Cualquiera que se atreva a cuestionar en público o poner en tela de juicio paradigmas intocables como la ideología de genero, la lucha de clases, la inmigración ilegal, el feminismo, el movimiento LGTBI, el aborto, la eutanasia, la medicina iatrogénica, el cientificismo… o la existencia de esa enfermedad ficticia a la que llaman COVID 19 será estigmatizado inmediatamente.

Calificativos como “negacionista”, “conspiranoico”, “fascista”, “machista”, “racista”, “homófobo”… han sido concebidos para descalificar y desautorizar a todo aquél que disienta, cuestione o simplemente discrepe de cualquiera de esos dogmas. Esto ha creado en la mente de muchas personas, una especie de barrera infranqueable, que les impide dar un paso al frente y posicionarse ante cualquier abuso o injusticia, permitiendo así que la tiranía y la mentira campen a sus anchas, convirtiéndose en “esclavos agradecidos” de por vida.

Todos hemos asistido durante esta infame “dictadura sanitaria” al espectáculo grotesco protagonizado por miles de borregos que aplaudían cada día desde sus balcones a los propios verdugos que estaban asesinando a sus mayores en residencias y hospitales y a los carceleros que les mantenían mientras tanto arrestados en sus domicilios con el perverso e infantil argumento de “Es por vuestro bien”.

Por mi parte sólo recordarles a los ideólogos y fieles devotos del “buenismo” que me importan una mierda sus dogmas de fe, su chantaje psicológico y sus políticas torticeras, y que ya pueden censurarme y atribuirme todos los apelativos que consideren oportunos, que voy a seguir escupiéndoles mi opinión en su cara cuándo, dónde y como considere oportuno, aunque les duela y aunque les joda.

Mártin Sánchez  

(Reflexiones desde la trinchera) 

https://t.me/martinsanchezrockdisidente

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate