Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL TOCATA: UN PENAL, POR COMPASIÓN

Conocí a bastante gente que había pasado por el Penal del Puerto de Santamaría, era 1981 y su inmediato cierre forzaba las cundas a otros centros de cumplimiento mientras se terminaban las obras del “Puerto 2”.
Hasta al “kie” más veterano le entraban tiritonas recordando aquel talego.
Con merecidísima fama de haber sido el penal más duro de España, algún cretino de estos de la Memoria Histórica lo califica de “cárcel franquista”, ignorando u olvidando convenientemente que data de 1886 y que en 1933 albergó tras su mitin en Sevilla, a Durruti y a Ascaso por cortesía de la IIª República.
No sé de quién coño fue la idea de trasladar a los secesionistas catalanes a la “Pensión Lledoners” en la que actualmente se encuentran, aunque no es difícil imaginar que entraba como condición sine qua non dentro del pacto de investidura de Sánchez con la minoría catalana en el Congreso.
Ayer, Torra anunciaba no acatar ninguna sentencia del Tribunal Supremo que no fuera absolutoria y amenazó con abrir las cárceles y sacar en loor de multitudes a los Junqueras y compañía.

Si el Gobierno de este país tuviera pantalones, ante la bravuconada vertida ayer por el máximo representante del Ejecutivo catalán, esta misma mañana deberían haber partido cargados de grilletes todos los secesionistas hacia Cádiz.
Y así, por el camino podrían ir entonando nuestro tocata de hoy: “Carceleras del Puerto”, cancioncilla que a aquellos que conocimos las prisiones de antaño, aún nos deja un poso de inquietud.

LARREA   SEP/2018


Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies