EL VALOR DE UN ALFÉREZ

El alférez de los tercios españoles, era el encargado de defender la bandera por todos los medios, hasta el punto de, llegado el caso, hacerlo con su propia vida.
Hay muchos ejemplos de soldados españoles que ostentaron el grado de alférez y cumplieron su cometido llegando a este último extremo, de algunos de ellos conocemos el hecho, pero su nombre ha quedado en el anonimato.

Valga como homenaje a todos ellos, el caso del Alférez Hernando de Illescas que en la célebre batalla de Garellano, en la que el Gran Capitán aplastó a las tropas francesas, fue protagonista de uno de esos episodios heroicos que forjaron la leyenda de estas tropas españolas.

Don Hernando, portaba la bandera de su compañía, cuando un disparo le machacó el brazo derecho. Cambió la enseña de brazo y continuó el avance, con la mala fortuna de que una bala de cañón, le arrancó el brazo izquierdo. Cogió entonces el asta de la bandera con ambos muñones y enarbolándola se pone a la cabeza de sus hombres gritando “¡España, España!”* hasta caer exánime. Soldados así harían exclamar a sus enemigos: ”¡No hemos luchado con hombres sino con diablos!”

*Los soldados españoles aclamaban a España antes de entrar en combate. En la “Crónica de la Batalla de Pavía” de Sebastien Moreau, testigo de los hechos, relata: ” Los españoles empezaron a gritar a una: ” Victoria, España, España” (esto sucedió el 24 de febrero de 1.525). Hace ya 500 años existía un sentimiento común de españolidad.

ROSA M. CASTRO

RO50

Be Sociable, Share!

    1 thought on “EL VALOR DE UN ALFÉREZ

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate