ENTREVISTA A GABRIELE ADINOLFI

“Si matar fascistas no es delito, cuanto menos debería ser peligroso”
(MARIO TUTI)

Nacido en la Ciudad Eterna en los primeros días de 1954, nos encontramos ante un verdadero icono del neofascismo europeo, escritor, político e ideólogo y un superviviente de los Años de Plomo italianos.
Y al decir superviviente, no tan solo nos referimos a que salvara su vida en aquella década maldita –otros muchos lo hicieron- sino al hecho de que continúe a pie firme en la misma trinchera, defendiendo los mismos ideales que abrazó siendo un niño. No todos pueden decir lo mismo.
A veces, la lealtad puede convertirse en una pesada carga; aunque francamente, no parece que este sea el caso de Gabriele Adinolfi .

EC.- Roma, 1978, enero… la escalada del terror comunista parece imparable, ¿cómo vivió un joven romano la masacre de Acca Larentia?

GA.- No de forma muy diferente respecto a cómo se habían vivido las masacres anteriores, iniciadas con el atentado de Primavalle donde fueron quemados vivos los dos hermanos Mattei, uno de ellos solo tenía ocho años. Estaba claro desde hacía al menos seis años que judicatura, prensa y terroristas formaban un frente único que apoyaba el avance del Partido Comunista hacia el gobierno mientras que la Cia y Kissinger operaban también en esa misma dirección. Podemos decir que éramos solos contra todos desde hacía ya tiempo y nadie pensaba ni defendernos ni buscar justicia para nuestros Caídos.

EC.- Un líder del Fronte della Gioventu afirmó tras los asesinatos de la Sede Misina: “aquel día nos dimos cuenta de que estábamos solos contra todos”. ¿Esa frase sigue teniendo la misma vigencia a día de hoy?

GA.-No sé dónde vivía en los años anteriores este líder del FdG para darse cuenta solo en aquel entonces. De acuerdo que dos chicos fueron asesinados por las Brigadas Rojas con una metralleta que –se descubrió después– les había sido entregada por la misma Policía y que el tercer chico fue asesinado a sangre fría por los Carabinieri. Los dos actos, perpetrados en el mismo lugar y el mismo día fueron especialmente llamativos, pero formaban parte de una vieja liturgia, por repetida.
En cuanto a la pregunta, a día de hoy y tristemente ya ni siquiera es así por una razón muy simple: nosotros no existimos practicamente más que como tribus urbanas, como indios en las reservas. Aparte de que la así citada “área nacionalista”, repite como un loro temas euroescépticos, posiciones anti-europeas, programas liberales y pone sus ojos en jefes de estados extranjeros. Al final, se ha transformado en un muñeco y ya no hay nadie dispuesto a combatir de verdad porque no solo “el área” no da miedo, tampoco está odiada ya que efectivamente ha sido subordinada y sumida en un gossip, ya no sigue su propia doctrina y sobre todo no tiene voluntad de potencia.

EC.- Darío Fo –recordemos, Premio Nobel de Literatura- afirmaba en aquella época que “matar fascistas no debería ser considerado delito”, ¿Cómo se vivía desde la militancia aquel brutal acoso?

GA.- Darío Fo hizo cosas peores que esa afirmación, junto con su mujer, su hijo y un viejo partisano. Aquel traidor (no olvidemos que combatió para la RSI) publicó unas viñetas para mofarse de los asesinados hermanos Mattei. Posteriormente se posicionó como firme defensor de todos los rojos detenidos por ese y otros asesinatos, que al final pagaron poco o nada (por aquellas fechas fue cuando hizo la afirmación por la que me preguntabas). Incluso el Corriere della Sera, el periódico de más tirada en Italia, llegó a preguntarse si matar a los fascistas realmente debería ser considerado delito.
¿Que cómo se vivía la militancia?, con tenacidad, orgullo y determinación. O, como dijo mucho más tarde Mario Tuti – uno de los grandes protagonistas de aquel tiempo – “decidimos demostrar que, si matar a un fascista no era delito, cuanto menos sí era peligroso”.

EC.- Durante algunos años nos acostumbramos en España a “alojar” a los amigos italianos… Salvatore Francia, Della Chiae… incluso Borghese, ¿cuándo dejó de ser España segura para los camaradas transalpinos?
GA.- Con el cambio del Régimen, claro.

EC.- Ahora entramos en terreno resbaladizo. La infiltración en nuestras filas por parte de elementos indeseables y que tanto daño nos ha hecho, ¿qué fue en realidad la Red Gladio?

GA.- La infiltración fue sobre todo a izquierda. Gladio fue una organización paramilitar ligada a la Nato desde la cual por su propio estatuto, no estaba permitida la admisión de fascistas.
Contrariamente a cuanto se ha afirmado o se pueda suponer, Gladio, bajo orden de Kissinger, intervino en auxilio de los terroristas rojos y el PCI en más de una ocasión. Seguramente para cubrir sus responsabilidades en la matanza de Brescia (mayo 1974) y para favorecer el secuestro y el asesinato del presidente de la Democracia Cristiana, Aldo Moro (primavera 1978). Este último no fue asesinado, como se cuenta, porque facilitara la llegada del PCI al gobierno, sino por su política filo-árabe como él mismo indicó a sus carceleros de las Brigadas Rojas.

EC.- El retrato robot de Gabriele Adinolfi que nos ofrece la historia –Terza Posizione, Avanguardia, Lotta di Popolo, etc.- es el de un combatiente, el de un revolucionario, ¿qué queda de aquel joven escuadrista? .

GA.- Un viejo escuadrista.

EC.- Acusado de un atentado terrible, tuvo marchar al destierro abandonando patria y familia. Cárcel, exilio… ¿cómo fueron aquellos años y de qué manera influyeron en el joven Gabriele?

GA.-En realidad, nunca fui acusado del atentado, pero en 3 ocasiones los servicios secretos de más de un país (Italia, Francia y Estados Unidos) intentaron construir una pista falsa contra mí. Yo fui de todas formas, perseguido y finalmente condenado por delitos ideológicos y por posesión de documentos falsificados.
No obstante, ya no era tan joven, tenía 26 años… durante la guerra, con esa edad, se podía llegar a ser Teniente coronel. De todas formas, fueron años magníficos porque me obligaron a viajar por Europa, respirar Europa y vivir en las condiciones naturales de precariedad que el hombre domesticado siempre debería buscar anular por no entrar en letargo y acabar volviéndose un verdadero eunuco.

EC.- Considerados como “la ocasión perdida”, como observador siempre he tenido gran interés por dos hechos puntuales de “los años de plomo”: la Revuelta de Reggio Calabria y la Revuelta Estudiantil. ¿Qué sucedió realmente?

GA.-El levantamiento de Reggio fue muy importante porque unos cuantos de los nuestros (sobre todo de Avanguardia Nazionale) fueron capaces de provocar una revuelta popular, aunque fuera tan solo por una cuestión administrativa. Por un breve tiempo, sin embargo, fuimos pueblo y hubo un pueblo.
El levantamiento estudiantil fue una coincidencia de situaciones, en gran parte fue fruto de las modas y perpetrado por niños mimados. En Italia, a diferencia de otros lugares, la fuerte presencia de fascistas dio, durante un tiempo, un sentido diferente a este estallido subversivo e hizo alimentar un sueño revolucionario que lamentablemente, duró poco. Nadie apoyaba a los nuestros, ni siquiera el Msi. Por el otro lado, sin embargo, la burguesía entera, el PCI, la CIA, el Mossad, la finanza, protegían y alentaban a la extrema izquierda.

EC. La primera ocasión en que hablamos, me contaste que las noticias acerca del asesinato de Juan Ignacio que te llegaron en su día eran confusas y que realmente hasta hace poco tiempo no tuviste toda la información. ¿Por qué España ha estado tradicionalmente tan alejada de los camaradas europeos?

GA.-En realidad, yo ya me encontraba fugado y lo leí en un centro cultural de París.
Hablando de los camaradas europeos, con excepción hecha en dos tentativas (una la de la Jeune Europe de Thiriart y la otra la del Grece de De Benoist ), nunca se han forjado relaciones fuertes antes de que se creara la UE (otra razón por la cual mi opinión acerca de “Bruxelles” es constructiva y no para la “exit”). Anteriormente siempre existieron relaciones que podríamos llamar “de proximidad”. Los italianos se aliaban con camaradas suizos o franceses… cuestión de cercanía.

EC.- Dejamos atrás las fotografías en blanco y negro para aterrizar directamente en el negro presente de la vieja Europa. ¿Puede evitarse el suicidio colectivo o la civilización europea está condenada?

GA.-Si contesto de forma racional estamos condenados. Muerte demográfica, inmigración, condicionamiento mental y espiritual, castración. Solo un milagro nos puede salvar.
No soy marxista o materialista, así que creo en lo irracional y sobre todo tengo Fe. No es necesario tener esperanza -de hecho es mejor luchar sin esperanza- pero se tiene que perseverar con entusiasmo. Así se podrá decir, como enseña Evola, “se ha hecho lo que se tenía que haber hecho”. Y, siempre siguiendo la enseñanza de Evola, nos tenemos que preparar a la batalla cuidando cada detalle para llegar a la victoria, aunque no creamos en ella.
De otra manera seríamos desertores.

EC.- Hace algunos meses me comentabas la importancia de que confluyan determinadas personas en un Think Tank que sirva de base para el lanzamiento de un amplio programa. En caso de conseguirse se habría dado un paso de gigante, pero ¿cómo solucionar la armonización de esas ideas entre los movimientos de las distintas naciones?

GA.-Por ahora estamos progresando a pasos agigantados en la concretización de algunos temas. Pero no se trata de conciliar los grupos porque es imposible y porque, sinceramente, hay que ser magnánimo para encontrar alguno que sea espiritualmente y mentalmente “en línea”. Hay demasiados jefes y demasiado egoísmo para que surja la oportuna colaboración.
Yo creo en otra cosa más viable: la construcción de redes y una formación extendida y transversal de grupos o partidos para crecer como un grupo de suboficiales homogéneo que pueda introducir criterios y metodologías adecuadas para conducirnos a la victoria, incluso a los que prefieren vivir al margen (que son los casos más frecuentes).
Como ejemplo de lo que te digo: la guerra en España la ganaron los Nacionalistas porque reflejaban “la sangre” (nervio–fuerza) de los suboficiales.

EC.- El Sistema -esa palabra que esconde al verdadero enemigo- ha declarado oficialmente el ocaso de las ideologías. Ha decretado la muerte del pensamiento político y con absoluto cinismo nos ha convencido de que el futuro solo pasa por cierta disparidad en las teorías económicas. Ese mensaje ha calado en la sociedad e incluso en los elementos más jóvenes de nuestras propias filas. ¿Crees que el futuro pasa por asumir ese discurso o al contrario debemos perseverar en que “la política es el arte de lo posible”?

GA.-La política es el arte de lo posible, como afirmó Aristóteles, pero no es “arte moderno”. Quiero decir con esto que hay que seguir los cánones del arte para realizarla y es, justamente para recuperarlos, que he emprendido el proyecto de Lansquenetes y de EurHope.

EC.- Volviendo al asunto de la ideología, es un hecho que una gran parte de la sociedad cuando escucha “neofascistas” piensa en el ultra del equipo de futbol de su pueblo. Esa es exactamente la imagen que el Sistema quiere que la sociedad tenga de nosotros. ¿Cómo podemos formar una base joven sólida e intelectualmente preparada que no presente una imagen de marginalidad?

GA.- La parte más importante la hace la cabeza. Si los nuestros siguen gustándose marginados, siempre lo serán. Si tienen fe y convencimiento no lo serán más.
Ciertamente, tenemos que dotarnos de técnicas comunicativas precisas. Sobre esto estamos ideando un laboratorio europeo y ya hemos colgado unos cuantos cursos en la red.

EC.- Ha sido un verdadero placer conversar contigo y aprovecho la ocasión para agradecerte nuevamente tu colaboración y tu participación en la Marcha de las Antorchas, personas como tu dignifican la palabra camarada. Pero no querría despedirme sin hacerte una última pregunta, ¿quién fue la persona más importante del pasado siglo?

GA.- Con seguridad la que nadie quiere nombrar y que el enemigo maldice en cada ocasión.

 

GABRIELE ADINOLFI para El Cadenazo, por Juan Antonio López Larrea y Beta Ferrarese.

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “ENTREVISTA A GABRIELE ADINOLFI

    1. Magnífica entrevista. Gabriele Adinolfi siempre en vanguardia. Pasado, presente y futuro. Muchas gracias por la entrevista, Larrea.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate