ÉRASE UNA VEZ… EN HOLLYWOOD (2019)

Estos días la pasaban por TV y recordé que, cuando fui a verla al cine (en buena compañía, quiero decirlo), me gustó.

1969. Mientras en Europa los niñatos del mayo parisino continúan el paripé revolucionario, en EEUU la guerra del Vietnam se sigue cobrando fiambres al censo; allí el flower power vive su  máximo apogeo, pero pronto la “primavera del amor” dará paso al “verano del horror” con el tremebundo asesinato de Sharon Tate y Cía.

Pues bien, será en medio de tales acontecimientos -y de un Hollywood en transición invadido por hippies iluminados, karatekas fantasmones, actores “del método” un rato pasados de rosca, conejitas PlayBoy y divos/as que juegan a la contracultura (psicodelia mediante) parapetados tras opulentas mansiones (piscina incluida)- donde Quentin Tarantino sitúe su último trabajo cinematográfico.

Un filme cuya trama central gira en torno a la amistad (viril, por supuesto) entre una estrella del celuloide en horas bajas de nombre Rick Dalton (correcto DiCaprio) y su doble en las escenas de acción, el tan violento como leal Cliff Booth (bien Brad Pitt), a la sazón erigido en involuntario “héroe” de la cinta, pero cuyo trasfondo resulta mucho más complejo.

Así, la excelente ambientación (sin efectos digitales) y sonorizacion (¡qué bien suenan “Los Bravos” en las emisoras de LA!) sirven al controvertido director italoamericano para hacer su particular homenaje a dicha época, en el que no faltan grandes dosis de incorrección política (la Sharon Tate tarantiniana no pasa de ser una suerte de evanescente mujer florero), sutiles patadas en la espinilla del inquisitorial #MeToo (¿quizás porque el bueno de Quentin sienta que debe parte de su éxito al otrora todopoderoso y ahora defenestrado Weinstein desde los tiempos de Miramax?) amén de píldoras críticas hacia nuestro nefasto momento presente (algunas de cuyas aberraciones hunden precisamente sus raíces en aquellos convulsos años: ¿o no son acaso las perturbadoras “florecillas” del harén Manson precursoras de las actuales y trastornadas hembristas, Fani-gallines y demás “locas del coño”?)

Diálogos descacharrantes, guiños cinéfilos y/o cinéfagos por doquier, cameos divertidísimos…a los que hay que sumar un final (en sí mismo una pura ucronía, nada que ver con lo que realmente pasó en el hogar del matrimonio Polanski la noche de autos) apoteósico, brutal, cuasi catártico, en el cual también se reivindica esa masculinidad hoy periclitada.

Es por ello por lo que, aún reconociendo su notorio marchamo de artefacto postmoderno, me parece una propuesta estimable.

CACHÚS 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “ÉRASE UNA VEZ… EN HOLLYWOOD (2019)

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate