ES EL KALI YUGA

Es el Kali Yuga. Nadie lo había imaginado así. O sí de palabra. Pero los hechos son otra cosa. El horror, sí, el horror. La gente en la calle revolviendo la basura. Violencia, inseguridad sin fin, delito, locura. Lo que fueron países son campos arrasados. Las voces se ahogan. La gente muere. Nos desesperamos.

Es el Kali Yuga. Unos pocos lo gritaron; pero las masas no escuchan. Observan lo que dicen sus pequeñas pantallas portátiles. No importó que la ciencia ficción lo mostrara. La ciencia ficción también fue siempre cosa de pocos. Los médicos reparten sus pastillas. Los psicólogos hablan de vidas que no conocen.

Es el Kali Yuga. Es la muerte que venía lenta pero se acelera. Germinaba, crecía, tomaba fuerza y velocidad. Pero ahora vemos su verdadero rostro. Aterrador. Una bestia que puede ser sutil cuando quiere.

Es el Kali Yuga. Dicen que hay que ser fuerte y tienen razón. ¿Pero cómo enfrentarlo? ¿Dónde están las élites de los sobrevivientes? ¿Dónde hay un poco de luz? La vorágine es difícil de explicar y de aceptar.

¿Cuántas veces lo leímos, sin tomar la exacta dimensión del sufrimiento, de la hecatombe, del dolor?. Ahora ya está aquí, como estuvo en tiempos que se han perdido, en civilizaciones que también se han perdido. Pero este nos toca a nosotros la oscuridad sin fin.
¿Cuántos se dan cuenta? ¿Cuántos y de qué valor son los que pueden reaccionar? ¿Cómo actuar ahora que las palabras se han convertido en realidad?.

Juan Pablo Vitali.

 

vit1

Be Sociable, Share!

    1 thought on “ES EL KALI YUGA

    1. Desde hace décadas se veía asomar. Signos inequívocos de decadencia, de podredumbre moral, de sociedades enfermas, apáticas, sumisas, cobardes… No creo más que en mi mismo, en mi capacidad y determinación para resistir hasta donde las fuerzas me acompañen y probablemente un poco más. No dudo que habrá otros como yo que se cierren sobre si mismos y convertidos en fortaleza resistan a la espera de hallar a otros con los que formar escuadras y falanges llegado el momento. Desde luego mi resistencia y fortaleza no es fruto de la esperanza en un futuro prometedor, soy realista y eso no será algo que llegue a ver, es más bien una deuda con el pasado, con hombres y pueblos que nos dejaron una herencia, una cultura, tesoros sin valor físico tan propios de estos tiempos pero valiosos en lo espiritual, en lo tradicional y en lo racial. Caeremos, no tengo dudas, pero la humillación y la vergüenza de los mansos y sumisos no nos alcanzará.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate