Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿ES LA DEMOCRACIA EL MEJOR SISTEMA PARA EL PUEBLO?

Los sistemas que hoy se conocen por Democráticos se definen en los manuales como formas de acceso al poder a través del voto de los ciudadanos.
Esta definición parece “escasa” y se complementa con “detalles” como “respeto a minorías”, derechos constitucionales mejor o peor definidos y de diferente grado de sostenibilidad, imperio de la ley, etc. pero lo cierto es que estos aditamentos pueden existir en cualquier otro sistema…. Por tanto no son lo esencial de una Democracia.
Una cosa es que “la gente” nos quedemos contentos porque, finalmente, hemos podido “votar” y otra es que el resultado de nuestra votación sea el mejor, sea aceptable o sea ruinoso.

Pero es que tampoco es cierto si atendemos al hecho de que este tipo de Estado que tantas cosas define, no define ni cuantifica el concepto de “mejor”.
Por no definir ni siquiera define al supuesto objeto de la acción legislativa, de gobierno y jurisdiccional: El ser humano. Como mucho lo deja en una entelequia difusa mal definida y no medible: El Bien Común.
El sistema incluye un aspecto importante que pretende compensar sus evidentes carencias: El poder se detenta por un tiempo y luego se repite el proceso. La teoría es que, si lo que hay no gusta, lo cambiamos y santas pascuas.

En resumen, no hace falta ser un experto en Teoría de Juegos para caer en la cuenta de que las cosas no son así.
De hecho ahora vivimos una larga época en la cual la “cosa” va fatal y somos absolutamente impotentes para que “el que venga” deje de hacer exactamente lo mismo en lo esencial.
Esto es así, necesariamente, porque en este “juego” los intereses de los actores principales (los representantes electos) están mejor servidos por una alianza tácita o expresa entre los diferentes partidos que por alcanzar un objetivo que ni siquiera se han asignado ni cuantificado (obtener el mejor resultado para los ciudadanos).

Podemos seguir añadiendo muchas cosas que nos llevarían al convencimiento de que este método no es el mejor ni de lejos.
¿Cuál sería el mejor?

Un sistema mejor que éste, existe y debe ser buscado si se eliminan las disfunciones que, alimentadas por el Poder, se han ido acumulando como arpones en el cuerpo de Moby Dick.
Pero, en lo que sigue, es posible aportar argumentos sólidos, montañas de evidencia y amplia bibliografía de especialistas en este asunto que es muy complejo pero asequible si se le dedica tiempo y se recapacita sobre detalles y datos reveladores.

Para empezar, un dato que el Propio Sistema muestra. Veremos durante cuánto tiempo.

1. La Ciudadanía de 28 países Europeos suspende su sistema político (3.5 sobre 10) y –lo que para mí es aún peor– su sistema judicial (4.6 sobre 10) Eurostat 2013.

2. Reputados especialistas y profesores de profesores afirman que los vigentes sistemas constitucionales son ya obsoletos y han terminado por proporcionar al Poder un instrumento de control prácticamente totalitario sobre sus poblaciones. Las propias constituciones democráticas se han convertido en instrumentos de dominación total en aquello que, de verdad, es fundamental para quien ejerce el Poder.

3. Además ningún sistema constitucional Europeo refleja la realidad.
Todos omiten su condición de Derecho Subordinado de modo explícito e implícito.
Subordinación estructural a la UE (que carece de una verdadera Polis, de un Demos político), subordinación del Imperio Hegemónico vigente que actúa nítidamente sobre la UE y sobre los Países y -no menos importante- de los Tratados Internacionales (WTO, TTIP, Kyoto, Tribunales varios, etc., etc., etc.) que todos los Gobiernos firman y que tienen precedencia sobre lo establecido en las Constituciones. Todos los gobiernos menos los de verdad soberanos. Por ejemplo USA, Rusia, China, etc. Estos firman lo que quieren.

4. La vida y las leyes que de verdad importan son en su mayoría tácitas o meras transcripciones de normas supra constitucionales y mandatos susurrados.
El sistema carece de uno de los requisitos fundamentales de cualquier ley para ser legítima: la elaboración, promulgación y publicidad según formas constitucionales.

5. Todo lo anterior sumado a la evidente degradación de las capacidades sistémicas para que la ciudadanía disponga de autorrealización personal en libertad razonable está conduciendo a una pérdida de legitimidad otorgada que es muy semejante a lo que ocurría en los estertores históricos de las monarquías absolutas. Mucha gente siente que ya estamos en un momento histórico como aquél.
Es decir, sabemos que “esto” ha dejado de ser útil y funcional pero todavía no sabemos con qué se podría sustituir.

¿Estamos ya en las Democracias Totalitarias? Sin recursos suficientes, viven alimentadas a crédito forzado estructuralmente.
Es una muy grave coyuntura para Occidente porque ya demasiadas cabezas notables comienzan a temer que una de las salidas que el Sistema de Poder está activamente buscando es una Gran Guerra. Un “Aclarado de Zona” que limpie el campo de problemas para los próximos 300 años.

Otros elementos del cuadro son los siguientes.
Sociedades capturadas y vigiladas por el sistema de Poder como nunca en la historia.
Oligopolización máxima en de medios de comunicación (5 grandes grupos de mass media en Occidente desde los casi 50 que existían en los años 80)
Sistemas económicos a escala global sin posibilidad real de que la inmensa mayoría de países puedan disponer de sistemas industriales propios lo cual solo les deja el camino de la subordinación global y de la dependencia de un sistema de poder que necesita tener acceso privilegiado a la “Escala” para poder ser ejercido.
El control es ejercido por los partidos políticos e instituciones controladas desde el Poder que en el caso de Europa no es ni siquiera europeo.

En este escenario es evidente que las soluciones, existen, respeto total a todo ser humano; de otra parte, no pasa por una reafirmación totalitaria con o sin Gran Guerra–; las soluciones son de largo recorrido y pasan, en primer lugar, por la construcción de un Espacio Ciudadano no controlado por el vigente sistema de Poder: es decir, sin participación de los partidos, con formas comunicativas complementarias menos contaminadas y con capacidad de generar ideas propias, no sembradas desde el Poder.

J. COLOMINA

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate