Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

ESPAÑA ENFERMA

 

Haciendo historia, y la verdad que nos ocultan..

Con un balance de 74 muertos y más de 250 heridos, a las 06.30 de la madrugada del 7 de octubre de 1934 el presidente de la recién restaurada generalidad Lluís Companys se rendía a las fuerzas gubernativas del general catalán Batet. Junto a él eran arrestados los consejeros Josep Tarradellas, Joan Casanellas, Estanislau Rui, Antoni Xirau y el presidente del parlamento, Casanovas. En el edificio del Ayuntamiento, se arrestaba también al alcalde, Pi y Sunyer, y a todos los concejales de ERC. (Por cierto en estos momentos de la II república)
Hubo más de 3.000 detenciones, incluyendo la de Manuel Azaña, quien había soliviantado a las masas durante una intervención radiada el mismo 6 de octubre, día en que Companys dio su discurso radiado anunciando el golpe de estado, mientras los escamots del Estat Catalá de los JERC (Juventudes de ERC) y los milicianos de Alianza Obrera (sindicatos de corte anarquista) tomaban las calles fuertemente armados, en número de unos 3.000.
El estado de guerra declarado por el general catalán Batet, a las órdenes del presidente de la II República Lerroux, durará hasta el mes de abril de 1935. La fuerza armada de los Mossos se declaró disuelta por insurrecta.

El posterior juicio y condena a muerte de Companys (conmutada a 30 años) y su gobierno fue baladí. Tras el pucherazo electoral de febrero de 1936, el Frente Popular revolucionario liberó a los asesinos golpistas del movimiento revolucionario que asaltó Asturias y Cataluña. Con la liberación de los presos se desato una ola de crímenes y asaltos que degeneraron meses después en el pronunciamiento militar del 18 de julio. Tras éste se instaló en Cataluña un régimen de terror dirigido por Companys que dejaría la friolera de más de 8.000 asesinatos cometidos sobre aquellos catalanes considerados desafectos o fascistas, casi todos cristianos (entre ellos 1.405 clérigos diocesanos).

La condena a muerte de Companys, conmutada por el gobierno de la II República no sirvió para ablandar al corazón del presidente cuando detuvo al general golpista Fanjul en julio de 1936, que fusiló. Tras el fin de la guerra civil, los compañeros de armas catalanes de Fanjul juzgaron, condenaron y fusilaron al criminal Companys por sus crímenes.
Hoy sus restos yacen gracias a Tarradellas con todos los honores en el moll de la fusta de Montjuic, donde cada año se celebra un aquelarre separatista en el que se pide la ruptura de España y se homenajea su memoria, su sangrienta y golpista memoria.
Iceta, el presidente bailarín del PSC y Sánchez Castejón, consideran a Lluís Companys un héroe a homenajear, mientras que denigran la memoria de quienes detuvieron el proceso revolucionario desatado tras el golpe de estado del Frente Popular en febrero de 1936 iniciando el último genocidio cristiano que conoció Europa en el siglo XX. Se califica de insurrectos criminales a quienes con Franco se levantaron contra el gobierno golpista y revolucionario del Frente Popular, tras el asesinato el 12 de julio del líder de la oposición D. José Calvo Sotelo a manos de sicarios socialistas.

Companys y largo Caballero sí dieron un golpe de estado contra el gobierno legítimo de la CEDA, quien sí ganó las elecciones. Sin embargo ni pudor político alguno, hoy éstos… gozan en España de honores en todo el territorio.
Estatuas, calles, colegios, plazas y parques llevan los nombres de los golpistas Largo Caballero, el marqués de Paracuellos Carrillo, La pasionaria, Prieto, Negrín, Companys, los hermanos Badía, o el torturador de checa Alberti, mientras se denigra la memoria de quienes detuvieron el proceso revolucionario que desató el Frente Popular, (y evitó la dictadura comunista en España), tras su pucherazo, travestidos de demócratas, una falacia que dura hasta hoy.
Si la legitimidad de II República se discute aún hoy es porque llegó tras un pucherazo electoral de quienes, bajo el pacto de S. Sebastián, habían urdido un plan para la toma del poder y derribar la monarquía, con pronunciamientos militares (Jaca 1930) revolucionarios (1934) o golpes de estado, como así fue aquel 12 de abril de 1931 o el 16 de febrero del 36.

Por ello, si la legitimidad del Valle de los Caídos se discute y se pretenden exhumar los restos del general Francisco Franco de su túmulo, cabría preguntarse: ¿Cuándo va Ud. a retirar los honores del asesino y golpista Lluís Companys y exhumar su cuerpo, Señor Sánchez? En la memoria histórica, hay que exponer la verdad, pero ¿acaso tiene algún miedo a la misma? ¿O es mejor mantener al pueblo enfrentado?
La memoria histórica es de todos los españoles sin color político y como tal, se tiene que resolver entre nosotros, sentados, dialogando en la misma mesa el pueblo y no los políticos, llegando a un acuerdo histórico, no se puede montar una memoria histórica de una parte dado que deslegitima a la misma.
Todo el pueblo conoce que a los políticos no les interesa que el pueblo dialogue, sino que esté enfrentado y dividido en partes, de esta forma ellos tienen razón de ser, pero es injusto para el pueblo que lo que quiere es paz de una vez por todas….

Tras perder Ud. dos elecciones ha tomado el poder sin pasar por las urnas, empleando como herramienta una moción de censura donde anunció convocar pronto comicios, aunque hoy descubrimos su previsible celada al postergar hasta agotar la legislatura los comicios. Convoque elecciones, tenga dignidad democrática y permita que el pueblo hable, por cierto usted es el primer presidente no elegido en las urnas por el pueblo.
Su presidencia es tan legal como ilegítima, se apoya en quienes han dado un golpe de estado hacia la ruptura de la nación, pero ilegítimo anuncio de quedarse en el poder es la mejor declaración de su visión Frente Populista de la democracia, un juego para obtener el poder, no para respetar y representar la voz del pueblo.
Sus actos son poco demócratas, sus planes contra el Valle de los Caídos (descanso eterno de españoles de ambos bandos) y contra la memoria de quienes impidieron la revolución que anuncio el secretario general del PSOE y “Lenin español” Largo Caballero subvirtiendo las elecciones de 1936, son hoy toda una declaración formal de Guerra Civilismo contra media España, heredera de quienes trajeron la democracia y la prosperidad esa que los gobiernos del PSOE destruyen cada vez que ocupan el poder. No engañe con demagogia su falta de saber.
“Quienes alcanzan el poder con demagogia acaban haciéndole pagar al país un precio muy caro”

“Ojalá fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas cualidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia.”

— José Antonio Primo de Rivera

J. COLOMINA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies