ESPAÑA Y CRISTIANDAD

Corría el Siglo IX de la Era Cristiana y gran parte de España estaba bajo el yugo musulmán. Córdoba, en la que los invasores habían establecido la Capital del Emirato, rivalizaba con Bagdad.

La Comunidad Cristiana -hispanorromana y visigótica-, que vivía en el Emirato, se denominaba mozárabe. La presión política, social, económica y cultural del Poder islámico hizo que gran parte de la juventud mozárabe, la más favorecida dentro de esa Comunidad, dejara de lado el Latín -“lengua sagrada de la Iglesia”- y adoptara el Árabe en sus estudios y fuera asimilándose, poco a poco, con el Invasor. Las conversiones al Islam crecieron.

En ese ambiente, dos Clérigos cristianos mozárabes cordobeses alzaron su voz: Eulogio y Álvaro de Córdoba. Ambos hicieron un elogio del martirio. Si los Cristianos de los Primeros tiempos doblegaron a los Emperadores Romanos con las legiones de los Mártires, los Cristianos del Siglo IX doblegarían al Emirato con nuevos mártires. Sentado este principio, ambos, Eulogio y Álvaro, empezaron a denunciar públicamente -desde el púlpito, en reuniones y en escritos y discursos- las conversiones al Islam, el uso del árabe y la asimilación a los usos y costumbres musulmanas. Y dieron un paso más: rebatieron los errores del Islam. El clima político, religioso y social en Córdoba, Sevilla y Granada se hizo muy tenso. Las autoridades del Emirato se reunieron con los Obispos mozárabes para que éstos desaurorizaran a Eulogio y Álvaro y, así, desactivar la Revuelta cristiana. Los Obispos, que querían vivir plácidamente y eran partidarios de llevarse bien con el Emirato, desautorizaron a los dos Clérigos. Pero, éstos eran irreductibles. Reunieron a otros Religiosos y a Fieles y se presentaron en la Mezquita de Córdoba, y, en medio de la oración, denunciaron los errores de Mahoma y del Islam.

Del año 850 al 861, medio centenar de Cristianos buscaron deliberadamente el martirio y lo sufrieron. Entre ellos, Eulogio y Álvaro. El Emirato pactó con los Obispos para poner freno a aquella Revuelta. Y, como varios siglos más tarde hizo el Episcopado mejicano con los Cristeros, el Episcopado mozárabe traicionó a Cristo y a sus Discípulos. Los Obispos mozárabes dijeron que no había persecución religiosa, sino desafío a la Autoridad del Emir y que los mártires no eran tales, sino rebeldes. Serían años más tarde que Eulogio, Álvaro y otros 48 Cristianos -hombres y mujeres- serían reconocidos como Mártires y Santos por la Iglesia Universal.

España se forjó, definitivamente, con la Cruz y con la Idea de recuperar el Reino Visigodo de Hispania. Y se hizo contra el Islam. Fue la Reconquista.

Esa concepción de España perduró hasta el Siglo XIX con las nefastas influencias de la Ilustración y la Masonería, que, sin embargo, no pudieron arrancarla de la mente, el corazón y el alma de millones de Españoles. Y, por ello, alcanzó una nueva plenitud con la Cruzada Nacional y el Nuevo Estado de la España Nacional.

El camino inverso que hemos recorrido desde 1975 hasta hoy no es responsabilidad del Islam, sino de españoles infames, Hezpañoles.

Una Rumana Ortodoxa, que lleva en España unos 20 años trabajando, me contaba que, cuando se disponía a trasladarse a España con su marido -eran una pareja joven-, les llamó su pope y les dijo: “Vais a la Nación más católica de la Tierra. Respetad a la Nación que os acoge. Manteneos como ortodoxos, pero nunca ofendais a los Católicos Romanos”. Según bajaron del avión, al cruzar el aeropuerto, un Español blasfemó por algún problema con el equipaje. Ella pensó: “Debe ser una excepción”. Poco a poco, se dio cuenta que no era una excepción y que los Españoles de hoy distaban mucho de ser los Paladines de la Cruz. Eso no se debe al Islam, sino a la Sociedad repulsiva que hemos creado o permitido que se cree.

PEDRO PABLO PEÑA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate