EXCALIBUR. EUGENIO GIL

Lejos del hedor de lo moderno
más allá de las chusmas
el iniciado sigue la ruta de los dioses.
Allí la noche aún posee
muy escondido en su soledad
el reflejo de la espada.
Cada camino es una prueba
cada paso es un peligro,
pero nada puede detener a los amantes de la luz.
La espada es la guía
en ella quedan susurros de vida
perdidos en el viento,
en ella está
la secreta armonía que ha soñado el infinito,
en ella está
grabada para siempre
la palabra del origen.
Sólo la luz del ser
es capaz de abrir el entusiasmo.
He visto la espada azul
en la cima de la montaña,
he entrado en la noche de los dioses
después de muchos caminos.
Pero las sombras me devuelven
a la ciudad donde falta la palabra.

Eugenio Gil. “Los hijos del viento”

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate