Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

FAKES NAZIS Y ULTERIORES APRECIACIONES

 

Se lo escuchamos a Pedro Varela en sus muchas conferencias antes de que esa conjunción de poderes fácticos le jodieran aquel reducto de libertad intelectual (al que hasta acudían comunistas con catédras universitarias) que levantó persiana durante un cuarto de siglo: la Naturaleza no conoce el vacío… el espacio que no ocupes, lo ocupará otro…

Cuando parece dejarse huérfano el impulso de resistencia hispánica frente al Separatismo, es más que posible que sea llevado (como es el caso) por gentes que han mamado democracia, su sacrosanta Constitución, la aznaridad, esos histriónicos largometrajes spielberganos (esa propaganda aliada que coleando sigue), etc. el resultado es el de la instantánea:

Patriotismo de pulsera rojigualda, medio Ciudadanos medio Vox (autonómica bajada de sus verdes calzones hace nada), mucha ira al moro que no esconde israelíes simpatías, de balconera bandera con la Flor de Lis, sin rechistarle nada de nada al veneno liberal… Y esa obcecación por las odiosas como erróneas comparaciones.

No es posible negar el sesgo xenófobo del narigudo de Joaquín Torra contra los que son (aunque lo niegue… no importa) sus paisanos de Andalucía, Extremadura o Murcia.

Sin embargo, el equiparar los chanchullos corruptogolpistas de una ralea de progreaburguesados de províncias con la cosmovisión dextrógira es de un aberrante Fake Nazi (de nivelazo Satán).

Asi pues, ni lacis, ni nazurrones indepes, ni nazionalismos (aldeanos), ni desprepuciadas pilias en vinagre.

Esas mismas masas sin instrucción ideológica que abarrotaron Barcelona en las masivas manifestaciones, según la historiografía, después del discursillo borbónico (embuste de parvulario: caca, culo, pedo, pis), jamás se hubiesen armado del coraje necesario (el síndrome de Mondragón: no se lo echo en cara pese que otros no lo padezcamos) para salir a las calles sin los previos actos (decisivos) que se llevaron a cabo por parte de la disidencia (algunas asociaciones culturales, varias siglas políticas: distintas trincheras, un mismo frente).

Algo se le escapa (o no) al Área (o disidencia o como cada cual desee llamarlo). Tocaría repensar estrategias colectivas. Y volver a la carga. Mostrar (eso seguro) de nuevo musculatura (compactada como entonces).

Recordando, por poner unos rápidos ejemplos, la visita de cortesía al lupanar (sede) cupaire de unos pocos patriotas (delante, en las inmediaciones, alrededor nuestro: un casi paranoide dispositivo policial de los Mossos d’Esquadra pocas veces visto antes… detrás de los uniformados: un protegidísimo medio millar de guarroKupas…), la Pica en Flandes que supusieron las conferencias de la Asociación Cultural In Memoriam Juan Ignacio en la mismísima Ciudad Condal (ahí carajo, directo al hueso), ese barcelonés Día de la Raza con camaradería venida de los cuatro puntos cardinales de la Patria o aquella manifestación en la que, aparte de una loca de la colina de pelo azulado fuera de sus pocos cabales (alguno me olvido pese a que de igual modo anedótico), lo destacable de la misma fue el silencio…

Poco más puede decirse cuando lo que se produce entre las masas desafectas (en un pausado pero siempre recio paseo del Fascio autóctono desde el centro de la principal urbe catalana hasta alcanzar sus orillas portuarias al Mediterráneo) es que en boca cerrada no entran moscas.

CON NOSOTROS QUIEN QUIERA. CONTRA NOSOTROS QUIEN PUEDA.

Herr Nein.

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    uno + 7 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies