FALSA TREGUA

Los estrategas de la Plandemia parecen haber dado orden a sus esbirros políticos, satanitarios y perrodistas (pongo estos nombrajos para no implicar a los sanitarios ni a los periodistas de verdad) para que nos lancen la percepción de que la leyenda del virus del pangolín chino se diluye.

La gripe, los resfriados, catarros, bronquitis y neumonías bacterianas de siempre recuperan sus nombres, las PCR resulta que nunca sirvieron y todo lo que siempre dijimos los peligrosos “negacionistas antivacunas” con cuernos resulta que era cierto, salvo que ahora lo dicen ellos y se quedan tan panchos.

Sin embargo, de momento los pobres niños siguen siendo torturados en los colegios con las ventanas abiertas en plena ola polar y con los bozales que los traumatizarán de por vida puestos, sometidos a la dictadura de unos adultos peculiares especialmente temerosos y colaboracionistas.

El Green Pass lo están dejando de usar incluso en la sobredosificada Israel, pero los cachorros de Soros en Italia y Francia apuran sus normas estalinistas contra la población que está noquedada como un yonqui esperando la siguiente dosis.

Sabiendo que no dan puntada sin hilo ¿por qué les parece a ustedes que están lanzando este mensaje de “ya pasó”?

¿Acaso ellos que tienen los barómetros de opinión reales consideran que la leyenda del virus no da más de sí y que el globo puede estallar?

¿O simplemente preparan la siguiente temporada con una nueva amenaza mundial inventada? ¿Qué será?

Tienen en el banquillo el CCA (Cambio Climático Acojonante) en el que se han gastado mucho dinero con VinaGreta, la niña que te riñe, incluida y todas las universidades, ONG y asociaciones del mundo untadas para que todos los proyectos lo incluyan.

Tienen el entramado de falsas ONG de protección a la inmigración que introducen a miles de agentes y soldados extranjeros en Europa que permanecerán como células dormidas hasta que haga falta activarlas.

Tienen la falacia vegano animalista para destruir el sector primario de los mares y los campos agobiando a los pescadores, a los agricultores, a los ganaderos y a los cazadores, que son la garantía de soberanía alimentaria de un país y además testigos incómodos porque están ahí fuera viendo lo que hacen en los cielos y océanos, en los cultivos, en los emprendedores rurales a los que odian porque son autosuficientes.

Lo quieren todo centralizado, controlado, con un grifo manejado por ellos.

Todo el que tenga un barco para pescar, un tractor para cultivar o una finca para criar ganado es su enemigo, es gente peligrosa para la globalización.

Ellos quieren urbanitas blanditos que den la mano floja con mascarilla calada y que vean series de Netflix a los que vender sus hamburguesas de gusanos transgénicos.

Débiles y atemorizados hasta tal punto que se pinchen por todo dando las gracias, que odien a Dios y adoren al cientifismo como la nueva religión; que formen familias estériles con perros y gatos porque son niños, y los niños no quieren tener hijos de verdad ¡qué asco, caca!

Pero sobre todo se han topado con una generación a la que subestimaron, los Baby Boomers, los últimos seres humanos que juntamos el latín y la informatica; los únicos cuyos padres eran damas y caballeros cuando el honor era importante pero sus hijos son astronautas.

¿Puede ser que los Boomers les hayamos salido ranas a los empresaurios globócratas?

Pero hay un peligro, ahora conocen nuestras debilidades, ahora saben que un porcentaje alto de la población mundial es gilipollas; creen que una niña es una científica climática, que el CO2 de sus coches puede cambiar el clima, que los sexos no existen, que unas razas son buenas y otras malas, que un género es mejor que el otro, o que un chino se hizo un caldito con un pangolín sobre el que cagó un murciélago y eso inició una plandemia.

Si saben que somos tontos volverán a intentarlo.

¿Y qué hay de los inteligentes? Úf, que la mitad son corruptos y la otra blandengues temerosos de perder sus trabajos.

¿Por qué lanzan el mensaje de gripalización? Quizá porque han conseguido lo que querían, una Humanidad amedrentada capaz de entregar primero a sus padres, después a sus hijos y más tarde a sí mismos a cambio de unos meses de falsa tranquilidad.

FERNANDO LÓPEZ-MIRONES

euskalnews.com

https://t.me/elaullido

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate